15 de abril de 2018

RESTAURANTE SUSTRAIAK (BILBAO): Una amama un tanto internacional.

De nuevo nos juntamos los tres mosqueteros para visitar otro restaurante. En esta ocasión me toca elegir. Quieren sorpresas, quieren algo diferente. Después de darle un par de vueltas al asunto, decido que este local puede, perfectamente, cumplir con lo deseado.


Después de los correspondientes potes que en mi caso tienen que ser sin alcohol, nos dirigimos a la capital a la hora convenida. El local es amplio, luminoso. Buenas mesas, de estupendo tamaño. Ofrecen varias opciones. Hoy, viernes mediodía, al parecer la mayoría han ido a comer su menú corto pero nosotros vamos a por uno “un poco” más largo. El menú Amama, aunque después de degustarlo, creo que es una amama un tanto internacional.

De entrada nos deleitan con una mantequilla ahumada y una cesta de estupendos panes variados.
Elegimos el primer vino. En concreto un txakoli Gorka Izagirre 42 by Eneko. Cosecha 2014. Cien por cien hondarribi Zerratia. Un mes de crianza en barrica de roble francés y seis meses en botella. Mucha fruta en nariz y curiosamente aunque de entrada la marca, al final no destaca por su acidez. Se deja beber muy gustoso. Estos txakolis son ya harina de otro costal, se están haciendo cosas muy ricas, la verdad.

Comenzamos con los aperitivos. (Fotos repartidas). La original bombilla rellena de manzana y vermut, esas piedras de queso parmesano y ese trampantojo en forma de nueces que no es otra cosa que un cojonudo foie. Todos ellos a muy buen nivel y muy originales.
Seguimos con un ajoblanco con atún y algunas sorpresas más. Plato muy refrescante y de resultado notable.

Pasamos al capuchino de alubias tolosanas y un “bikini” de sus sacramentos. Muy graciosa la presentación. Mucho sabor. Le pregunto si tiene algún litro por ahí de sobra, está riquísimo. Ese toque “especial” que tiene…. Al parecer tiene algo que ver con la morcilla asturiana.

Llega ahora el que para mis compis ha sido, quizás, el plato de la velada, unas alcachofas de Tudela con yema de huevo sobre una rica sopa de ajo. Aunque me gustan, no son las alcachofas, mi plato favorito pero reconozco que es una mezcla muy conseguida y con un sabor más que destacable.

Pulpo asado. Acompañado un trampantojo en forma de borona. No es patata en sí. Tiene un toque ácido que, curiosamente, marida maravillosamente con el pulpo. Muy rico.

Le toca el turno a un plato “atrevido”, sin duda. Un plato con estilo “peruano-oriental” según mi parecer. Nécora, cebolla, cilantro, tomate…… Se recomienda comerlo a mano. Te ponen todas las facilidades para limpiarte después. No es mi estilo. Al parecer soy uno de esos humanos que tenemos una especie de configuración genética “anti-cilantro” y conste que somos unos cuantos. Pero me lo como. Mis compis disfrutan más de él.


Cambiamos de tercio en el asunto del beber. Les recomiedo probar un cava. En concreto un Recadero Subtil Gran Reserva 2007. Xare-lo, macabeo y chardonnay. Una crianza de 56 meses en botella. Un porcentaje de los vinos usados, han pasado diez meses en barricas. Finísima burbuja y bien integrada. Nariz marcadísima. Cremoso, un ligero toque de amargor lo hace muy apetecible. De los mejores cavas que conozco. Cojonudo. Cada día me estoy viciando más al asunto de las burbujas y afortunadamente se hacen cosas por precios muy arreglados de excelente calidad.


Llega la corvina a la plancha, con fritada de cangrejo y una esferificación con mucho sabor al propio cangrejo. Quizás un poco pasado el punto del pescado. El sabor del plato, si aprovechas el intenso de la esferificación es intenso. A mi me ha gustado mucho.

Pasamos a la carne. Comenzamos con un entrecot con hongos. Buen sabor el de la carne. Quizás me ha tocado un trozo un poco tieso en los costados. No jugamos aquí con nada. Yo lo prefiero, me gusta la carne tal cual, sin florituras.

Terminamos la parte salada con el cordero a baja temperatura con ras el hanout, una  salsa de origen marroquí. Volvemos a mi “problema” con estos sabores. Es muy fina pero me como el cordero tal cual. Quizás las carnes hayan sido los platos menos sorprendentes del menú.

Comenzamos con los postres. El primero es un trampantojo. Un Valenciano. Una naranja con tres capas interiores emulando a la rica bebida. Mi empaste pendiente me complica el asunto y Pepe se aprovecha de la circunstancia. Pero lo he probado y está muy rico, la verdad.

Se nos ha terminado el cava y “necesitamos” al menos una copita más. En tamaño pequeño sólo tienen un Juve-Camps Cinta Púrpura. Pues vamos a ello. Si lo bebemos antes del Recadero otro gallo hubiese cantado pero no ha podido competir con el anterior. Malo no está, ni mucho menos pero juega en otra categoría. Más fácil de beber.
El segundo postre me ha encantado. Lleva una crema de café, un bizcocho de cardamomo, pipas garrapiñadas y ganache de calabaza. Aquí ha podido más la gula que la sensación helada en la muela. Riquísimo.

Pasamos ya a los estupendos cafés, con unos detalles que ya no son precisamente necesarios.

El menú amama sale por 65 euros que me parece una excelente relación calidad-precio. El líquido elemento en nuestro caso nos lleva a añadir casi otros 30 euros pero en general salimos más que satisfechos. He superado la prueba, les ha gustado.

6 comentarios:

  1. Ni palabra sobre el servicio esta vez. ¿Porque ha pasado inadvertido ante el disfrute (casi me consolaría) o porque de tan lamentable has preferido ni mentar lo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que el servicio fue, sin duda alguna, perfecto. Tanto Oskar como su ayundante estuvieron a la altura de lo esperado. Así que quizás tenga que ver más con el disfrute culinario. Ninguna queja, más bien todo lo contrario. Un saludo

      Eliminar
  2. Buena pintaza tiene todo. Esa corvina a la plancha, con fritada de cangrejo y la nécora, cebolla, cilantro, tomate, el capuchino de alubias tolosanas y un “bikini” de sus sacramentos y las alcachofas de Tudela con yema de huevo sobre una rica sopa de ajo hubiesen sido mis preferidos. Ese cava Recaredo ya son palabras mayores, no lo conozco, pero por lo que explicas, lo tendré que conocer.
    Te has vuelto abstemio para los potes ? Ah,la RCP verdaderamente excelente.
    Abrazotes
    El Anonimo de detras de los Pirineos junto al Mediterraneo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando sólo bebo el vino de la comida no llego nunca a dar positivo en los controles pero si me tomo un par de txakolis antes, la cosa cambia. Así que no me queda otra.
      Si lo encuentras por ahí te recomiendo que pruebes ese cava, está riquísimo.
      Un abrazote

      Eliminar
  3. Armonías poco frecuentes pero por lo que cuentas bien conseguidas.

    Para tu desgracia y la de todos El Subtil de Recaredo es una referencia que desaparece. Por cuestiones de filosofía propia y coherencia La bodega ha arrancado los viñedos de chardonnay al ser una casta foránea y en el futuro será una referencia que ya no elaborará más.

    Así es que disfruta de cuantas botellas se pongan a tu alcance.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya por dios..... pues me das un disgusto. Así que procuraré pillar lo que pueda por ahí aunque imagino que fácil no será. Menos mal que lo he probado a tiempo. Un saludo

      Eliminar