11 de abril de 2018

RESTAURANTE NARRU (DONOSTIA): Sólo le falta una ventana al mar.


De nuevo tenemos la suerte de compartir mesa con nuestros amigos Joan y MC. Qué poca pereza tienen para viajar, qué envidia me dan. Pero gracias a eso podemos disfrutar de su compañía. Como siempre me aprovecho del trabajo de Joan en Verema y aquí os dejo sus palabras sobre la experiencia vivida:
El restaurante Narru, está situado en los bajos del Hotel Niza, y dispone de dos locales, uno  en el sótano, donde se encuentra el comedor gastronómico y  otro, el bar de pintxos, en el paseo de la Kontxa, frente al océano. MC y el que escribe habíamos estado hace un año, tomando unos pintxos y su cocina nos gustó, así que nos dijimos que la cocina del restaurante también tenía que estar al menos a la misma altura y decidimos probar suerte.
Al frente de los fogones se encuentra el joven chef Iñigo Peña, galardonado con diferentes premios de cocina, tiene un sol Repsol desde el 2014 y un plato Michelin. Antes de crear su restaurante, hizo estudios de cocina y colaboró con  Arzak, Berasategui, Adúriz, Arbelaitz... Su cocina se basa en la tradición gastronómica del país vasco actualizada y  un buen producto de temporada.

La decoración del comedor gastronómico, que es la misma que la del bar de pintxos, es de estilo minimalista e informal, de diseño vintage, combinando en sus muros el color blanco con el de de la madera que lo viste hasta su mitad. Un banco de obra y madera rodea todo el comedor y sirve de asiento a una parte de los comensales. Las mesas están desnudas, cubiertas con corremanteles y algo cercanas las unas de las otras. Los cubiertos, vajilla y copas son de buena calidad. Faltan grandes ventanales con vistas como en el bar... El servicio de sala es bueno, atento y profesional. El servicio del vino es bueno, con descorche y primera cata. La carta, únicamente la hojeé, pues fue Jon Ander quien escogió los vinos, pero me pareció bastante amplia, debe tener unas sesenta o setenta referencias.
El restaurante, propone 2 menús, del día y degustación y la carta, pero al ser un día festivo en el que el restaurante normalmente cierra, solo estaba disponible esta última.
Mientras acabábamos de decidir lo que íbamos a comer,  nos trajeron unos boquerones,   invitación de la casa, que nos pusieron en forma para lo que iba a seguir.
Optamos por compartir  los primeros platos al centro de la mesa :
 Salteado de verduras.  Puro producto fresco de temporada, alcachofas, espárragos y  acelgas. Bien cocinado, un placer, una buena entrada en materia.


Ajoarriero con carabinero. Vaya guiso, que rico estaba, para comerse un pozal, bien en su punto de picante y de cocción.


Pulpo asado, chimichurri, mojo rojo y papas arrugadas. Muy bueno, plato con un guiño a las Islas Canarias, perfectamente cocinado.


Como platos principales tomamos individualmente :
Merluza en salsa verde con almejas. MC lo encontró sensacional, excelente guiso con un punto de cocción perfecto. Las almejas, de gran calibre, estaban riquísimas. MC me lo dio a probar y corroboro totalmente su apreciación.

Mero negro asado. En su perfecto punto de cocción  y muy sabroso.

Se trata de media ración porque Jon Ander y yo decidimos compartirlo para así poder también compartir el otro plato que describo a continuación.
Callos y morros, guisados a la manera tradicional. Otro guiso para subirse por las paredes, rico, rico, rico, La próxima vez que vuelva pido una ración entera, a que si Jon...

Solomillo asado en su jugo con terrina de patata y tocineta ibérica.  Plato que tomó Arantza al punto de cocción solicitado y que según nos dijo le gustó. (Añado yo que la patata con tocineta me la comí y estaba de muerte).

El pan que acompañó la parte salada, no estuvo a la altura de la comida.
De postres compartimos :
Sopa de melón y naranja, granada, helado de yogurt y hiberbaluisa. Bueno y refrescante. Gustó mas a las damas que a los varones.


Crema de queso con migas crujientes de mantequilla. Muy bueno, hummmm....


Para beber tomamos una botella grande de agua y dos botellas de vino.
Un blanco crianza, Txakoli Aitaren cosecha 2016 DO Getariako Txakolina. Bodega Aitaren (Getaria). Cepages 100% Hondarribi Zuri. Vendimia manual. Desconozco el tiempo de crianza. Vino aún joven, pues tiene una guarda de hasta 7 años. Bonita botella. Vino muy equilibrado, fresco, muy redondo, mineral con un final largo y persistente. Nos encantó. (Foto superior).

Un blanco espumoso reserva Blanca Cusiné 2010 DO Cava. Celler Parès Baltà. Cepajes Chardonnay y Pinot noir. Cava de producción limitada, fermentación del Pinot noir en barricas nuevas de roble francés durante 16 días  y segunda fermentación en botella según el método tradicional con una crianza en botella de al menos 30 meses. Era la primera vez que probaba este cava y me gustó.


Esto ya lo remato yo, unos ricos cafés para terminar y abonamos los 61 euros por persona. Buen precio aunque en mi opinión los vinos están un poco subidos de tono. Nos acercamos a la habitación del hotel para repartirnos unos detalles y desde luego que la vista no podía ser mejor. Un placer inmenso el día y por supuesto la compañía. Volveremos a vernos.

4 comentarios:

  1. Me siento muy halagado de que publiques mi comentario en tu blog. Muy buen título, es una lástima que falte esa ventana... cuando 2 días después fuimos a tomar unos pintxos al bar con vistas, me propusieron si queríamos la carta del restaurante, luego deduzco que ..debe ser posible tambien comer arriba. Una buena comida en excelente compañía. Espero que volveremos a vernos pronto.
    Un abrazo desde Montpellier

    ResponderEliminar
  2. Dejando de lado lo bien que escribes, me viene de perlas, que así no tengo yo que trabajar. :-) Pues una pena no haber sabido la posibilidad de comer arriba. Bueno, algo de un viaje a Bilbao he oído yo por ahí, así que..... Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Jajajajaja. Me aprovecho siempre que puedo del bueno de Joan.

      Eliminar