23 de mayo de 2017

RESTAURANTE NIDO (BILBAO): No queda otra, hay que elogiar a "Eulogio".

Día complicado en la capital. Hoy muchos “locos” de esos que son capaces de correr, nadar, andar en bicicleta….. se dan cita para darse caña sin conocimiento. Envidio esos “cuerpos” perfectos pero no envidio la manera de conseguirlos. El día en que alguien invente la txuleta “quemacalorías”, ese día el mundo cambiará de verdad.
Pues tenemos suerte puesto que alguien ha decidido a última hora no ir a cenar y podemos ocupar su lugar. En horario un tanto más “europeo” que vasco, nos sentamos en la mesa. Me encanta esa sensación que dan esas cristaleras. Hay vida más allá de las paredes.

Hoy me pesa más el asunto líquido. Quiero cenar bien, cómo no pero tengo en mente un vino y ardo de impaciencia.
Arantza tiene antojo de txuleta así que comenzaremos con algo suave que luego……

Unos cojonudos berberechos que ya habíamos probado en otra ocasión. Excelente producto y tratado con suavidad y sin estridencias. Ricos, muy ricos.

Pasamos de inmediato a la txuleta. Una carne de mucha calidad acompañada de sus correspondientes patatas fritas de casa. Yo me he pedido media ración de pimientos verdes. La piedra volcánica que nos traen aguanta el calor increíblemente. No pierde temperatura y así podemos, yo más bien calentar un poco la carne y mi compi conseguir ese punto que a ella le gusta, “un poco” más hecha.



El jefe nos hace de anfitrión para el vino. En concreto nos hemos ido de cabeza a por un Eulogio Pomares, “Desiguales”. 60 meses crianza. 2009. Un monovarietal de albariño. 10 meses de crianza en barricas de 500 litros de roble francés, posteriormente otros 3 meses sobre sus lías para después “descansar” durante 5 años en botella a la espera de su momento ideal. Desde luego que estamos ante un vino de guarda, difícil será pero espero tener ocasión de beber alguna botella de aquí a unos años. Sólo se han hecho 1300 botellas, de ahí la dificultad. Yo, como completo ignorante no sé muy bien que decir de él. Eso sí, estamos ante un vino serio, ante un vino con una complejidad enorme. Nadie diría que hablamos de un albariño. Si me lo dan a ciegas no acierto ni en tres vidas. Bebiéndolo intentaba recordar algo parecido, quizás un rioja de años de madera, quizás algo francés……. Desde luego que hemos disfrutado muchísimo con él. Un vinazo, sin duda.
Repetimos postre, una tarta casera de queso que está tan rica como la vez anterior. De las que me encantan, sin acompañamientos, con mucho sabor, potencia pero a la vez suavidad.
Terminamos con un cafecito y una infusión pero yo sigo concentrado en el vino, disfruto de la última copa cual si de un gin-tónic se tratara. Un vino que me ha dejado pensando. Sin duda alguna el protagonista de la noche.

El total abonado hoy ha sido de 137 euros teniendo en cuenta que el líquido elemento son 45. Justo lo pagado por lo degustado. Ojalá para la próxima visita tengamos más.

4 comentarios:

  1. Que buena pinta tiene este establecimiento!!!!

    Esa tarta de queso mo me voy de este mundo sin probarla!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues harás bien pero tampoco esperes tanto..... Un saludo.

      Eliminar
  2. Un vino de nivel, si señor. Por este camino terminarás siendo un "vicioso" del vino, si es que no lo eres ya.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ya lo soy. Aunque soy poco bebedor. Sólo bebo en las cenas y en cuatro catas que hacemos. Así difícilmente llegaré a saber algo. Pero desde luego que este en concreto en un vinazo que espero tener ocasión de volver a probar. Un saludo

      Eliminar