4 de mayo de 2017

MESON ARROPAIN (LEKEITIO): San Prudentzio "a la bizkaina".

Víspera de San Prudentzio.  El día de la retreta. Cosa lógica sería acercarnos a Gasteiz como tengo la costumbre de hacer casi cada año pero las temperaturas de hoy poco o nada invitan. Además no había sido nada precavido y no tenía reserva hecha en ningún restaurante y la noche es hoy muy complicada para ir “a pelo”.

Así que, con la carita que se le queda a mi compi, mucho más alavesa que yo de corazón, arranco sin rumbo fijo pero con una idea en la cabeza. Desde hace ya demasiado tiempo tenía muchas ganas de visitar el que, al parecer, tiene fama de ser el mejor restaurante de Lekeitio.

A pocos kilómetros de casa me “orillo” en la carretera y hago una llamada por si las moscas. Sin problemas, así que arrancamos dirección hacia la costera localidad de Lekeitio. Buenos recuerdos de alguna fiesta tenemos de aquellos andurriales.
Ayudado un poco por la agradable “amiga” que me he echado para localizar sitios desconocidos, llegamos al barrio de Arropain que da nombre al restaurante. Una vez localizado hacemos una visita al precioso puerto aunque la “brisa” que corre no es precisamente de las que invita al paseo.

A la hora convenida entramos en el local. Color azul, típico de los pueblos pesqueros, sala agradable. Servicio amable y profesional. Y aunque echamos un pequeño vistazo a su carta, preferimos, como ya va siendo costumbre, que ellos nos ofrezcan sus mejores manjares.

Arantza, que es más bien friolera se decanta por una sopa de pescado que es, al parecer, la especialidad de la casa. Desde luego que tiene una pinta maravillosa. Más casi, crema que sopa. Con materia prima de excelente calidad.  Mi compi disfruta como una chiquilla y consigue entrar en calor.

Yo me voy de cabeza a por los caracoles. Quien me iba a decir a mi que habiéndole sido infiel a San Prudentzio me iba a encontrar con el plato estrella de la retreta. Pues un plato de unos caracoles riquísimos, limpios, con una salsa finísima. Aquí es un tanto diferente a la que acostumbro a degustar. Lleva mucha verdura y eso la hace mucho más ligera. De todos modos me arranco con el pan y al final decido terminar a cucharadas. Ricos, muy ricos.

De plato principal pedimos un rape negro para compartir. Gozada de pez, sin espinas. Dicen que se diferencia del blanco en mejor sabor, textura más “tiesa”…. Quizás yo no sería capaz de diferenciarlos pero está cojonudo. Preparado sin tonterías. Con unos ajitos y un caldo sin estridencias.  Está estupendo. Poco que añadir, una maravilla gastronómica. Lo dejamos total y absolutamente “desnudo”. Para mayor deleite nos lo acompañan con unas estupendas patatas fritas cortadas a mi manera. Pues nada que objetar y mucho que agradecer.


Carta corta de vinos y más de los que yo prefiero pero tenemos lo que necesitamos. Un cava Gramona Imperial Brut, Gran Reserva 2011.  Nariz a manzana asada, a cosas dulces pero con sus toques de cosas más amargas. En boca es “graso”, potente. 
Burbuja muy bien integrada y una acidez marcada que invita al trago. Cada día me estoy haciendo más amigo de las burbujas. Me hacen disfrutar de principio a fin de cualquier cena.

Como no podía ser de otro modo, la que no tiene hambre no se resiste a lo dulce. El descubrimiento es más que gratificante. Una tarta de queso casera. Y lo tengo que decir, de las “top”. Las he probado y muchas, las he probado de diez, incluso la que tiene fama de ser la mejor del mundo.  La de hoy está a la altura de las mejores, sin dudarlo. Finísima, suave, sabrosa, con la textura perfecta. El toque ideal de dulzor. Sorpresa.


Menta-poleo y  “cortao”. Una cena que ha estado a un estupendo nivel. Muy buena cocina y a unos precios muy arreglados para la calidad del producto. En total han sido 107 euros muy bien pagados. Volveremos.

2 comentarios:

  1. Hay que decir que la alternativa no ha estado nada mal.
    Una cena tan "sencilla" como buena. Ese rape con ese cava me cenaba yo ahora mismo.
    Sigue viviendo así de bien. Seguro llegas a los 100.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quisiera ni por asomo llegar a esa cifra. Curiosamente soy de los que piensa que mejor una "retirada a tiempo" que llegar a hacer el ridículo. Así que seguiremos a este ritmo por si no tenemos tiempo. Un saludo

      Eliminar