4 de octubre de 2016

RESTAURANTE ABIAGA (AMURRIO): "Algo diferente"

A otro privilegiado que le ha llegado la hora de la jubilación. Algunos, que la tenemos relativamente cerca, no sabemos lo que nos deparará ese futuro incierto. Esperemos que al menos llegue ella antes que “el de la guadaña”.

Las organizadoras del evento, confiando en mi criterio, conste que no he puesto “buen” por delante, me preguntaron si se me ocurría algún restaurante cercano que hiciese las cosas de un modo distinto a lo habitual, si conocía “algo diferente”. Algo que no fuese el típico menú de sota, caballo y rey.


Pues enseguida se me fue el pensamiento a mis queridos conocidos del Abiaga. Todo confluye para pasar un buen día. El local, el entorno, el trato y por supuesto y a pesar de los impedimentos del “precio cerrado”, creo que nos darán de comer con algún toque distinto.

No soy amigo de acudir a ciertos eventos, uno es un tanto “especialito”. Eso de considerar compañero de trabajo a alguien simple y llanamente por el hecho de que trabaje en el mismo sitio no va conmigo. Creo que como los amigos, los compis de currelo “se lo tienen que ganar”. Y en este caso, creo que más o menos, así ha sido.


A la hora convenida y cada uno como puede, nos vamos acercando a la vecina localidad de Amurrio un nutrido grupo de medio centenar de personas. De edades distintas, de sexos diferentes y de cargos varios.

Como no podía ser de otro modo, los “hombres”, al menos la mayoría de ellos, se aposentan en uno de los lados de la L y las “chicas” y algunos “valientes”, tomamos posiciones en el lado contrario. No negaré que a mi me va el rollo un montón.


Hoy quedará el tema gastronómico un tanto en segundo plano. Creo que comidas numerosas no merecen “criticas” exhaustivas, simplemente enumeraré los platos degustados. Eso sí, diré con total claridad que todos ellos han estado  a un estupendo nivel. Preguntando al personal, en general han salido muy contentos de esa experiencia  “algo diferente”.

Comenzamos con un plato que ya he tenido ocasión de probar, torta de escalivada con antxoa.


Degustamos así mismo sus croquetas caseras.


Como entrante de nuevo un plato que ya he comido en este restaurante, el rissotto de hongos y parmesado. 


Pasamos al pescado. Hoy ha sido una Merluza con corteza de pan y cintas de calabacín.


Secreto con puré de castañas y vainilla.


En el apartado dulce hemos disfrutado de  Crème Brûlèe con helado de vainilla. Una crema pastelera que lleva la parte superior quemada por el azúcar para darle esa consistencia crujiente.



En cuanto a los vinos, otro aspecto muy marcado por los “apretones” en el precio del menú, es nuevamente donde el precio del menú marca sobremanera el asunto, un crianza de rioja en tinto, concretamente un Faustino 2013, un blanco de rueda al que no he hecho ni caso y, como detalle, a mi me acercan un txakoli de la zona, un Eukeni que me ha permitido pasar una velada un poco más satisfactoria. Fresco, afrutado y con una acidez maravillosa. Algún compi también lo ha probado y le ha gustado.



Unos cafecitos y llega el “momentazo” de la velada. Por allí aparece un “personaje” que resulta ser de nuestro pueblo y del que no tenía noticia alguna. Un actor, un “comediante”, de nombre Eduardo Gaviña Marañon y de apodo “Yogurinha Borova”. El “pobre” Juanfer ha “sufrido” un rato pero desde aquí mi reconocimiento al saber estar de Eduardo que ha sido capaz de vacilar sin herir, cosa que pocos consiguen. 

Pues nada, Juanfer. Que disfrutes de ahora en delante de paz y tranquilidad y que los demás lleguemos a ello.


Menú: 35 euros.     Página web del restaurante: www.abiagajatetxea.com

2 comentarios:

  1. Hombre no está mal para el precio. En los menús a precio cerrado normalmente quien se resiente es el vino, la gente le da menos importancia.

    Uno que ha pasado a mejor vida (pero de verdad). A mi me da la impresión que a ti todavía te quedan muchos restaurantes por probar antes de tu jubileo, ¿no? Jejeje...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ese restaurante hay platos individuales en carta que casi cuestan lo mismo que este menú. Yo cuando he ido a la carta he disfrutado muchísimo más.
      En el asunto del vino es la osti esto. 50 personas, algunas incluso "alardean" de beber buenos vinos y el único "raro" yo.
      Yo últimamente ando pensando que habrá que echar un poco el freno. Siempre digo lo mismo y termino igual pero si que tendría que tomarme los fines de semana con más "calma" Un abrazo

      Eliminar