1 de julio de 2016

RESTAURANTE ZAKA (BILBAO): Pues cocinan bien aquí, oyes.......

Ya lo tenía visitado y había salido bien contento y hoy que hemos bajado sin rumbo fijo se nos ha ocurrido volver a visitarles.



Aran siempre me dice que tenemos que cenar “suavecito” aunque luego termina sucumbiendo a los placeres de las ofertas gastronómicas.

Hoy nos ha atendido una txikita de Bermeo, de ese pueblo donde hablan ese euskera “especial”. Suelo decir yo que casi prefiero que me hablen en ruso, al menos ruso no he sabido nunca. Entender a uno de Bermeo…. se las trae. J

Estupenda camarera que sabe agradar y creo que lo hace muy naturalmente, sin “plastificaciones”. Así que comentamos un poco lo que tienen hoy para cenar.




Cuando me acompaña mi compi de hoy y escucha aquello de pulpo……. no puede remediarlo y a mi me importa muy poquito, es un alimento que me encanta y además hemos tenido ya la ocasión de comprobar que en este local lo hacen muy bien. Concretamente a la brasa, con unas cojonudas patatas y hoy llevaba un toque de limón que nos ha sorprendido y muy gratamente.



La camarera nos dice que han entrado unos estupendos bonitos, de su pueblo….. que si lo queremos de alguna manera especial. Pues un tataki de bonito no entraría nada mal.
Una estupenda ración que incluso enamora a Arantza que no es amiga de alimentos “poco cocinados”. Una salsa curiosa pero sabrosa. Lleva soja y nata. Acompaña al pescado uno poco de puerro cortado en tiras que me hace pasar un rato pensativo. Me suenan los aromas que percibo pero no soy capaz de reconocer más allá del cítrico. Noto algo dulce…
Ella pasa por cocina a preguntar y al final tenía yo razón, un poco “burro” que es uno, lleva un toque de mango. Pues me gustan estas sorpresas culinarias. Estupendo maridaje en todo el conjunto. Muy rico.



Tampoco puede mi chica evitar pedir croquetas y hoy nos damos un pequeño homenaje. Una generosa ración de croquetas variadas. De queso azul, de txipiron, de jamón, de hogos y cojonudas a más no poder las de txuleta. Todas ellas de nivel y con excelente sabor.



Para terminar me sorprende la que tengo delante. Dice que le apetece un revuelto de hongos y foie. Tiene “mala” suerte. Es “enemiga” de la cebolla y aquí encuentra algunos trozos. Yo sé que si no los ve, ni se entera pero en esta ocasión los ha pillado enseguida. El revuelto es demasiado grande para encima tener que comerlo en solitario. Pero está muy rico y con mucha presencia de la seta que le da un toque exquisito.






Una pena no haber guardado un poco de sitio para algún postre pero al final hemos cenado casi en demasía. Las raciones son muy abundantes, casi con una menos hubiésemos salido con una sensación de menos hartazgo.

Para acompañar la cena hemos bebido unas copitas de un txakoli que ya habíamos probado aquí mismo. De la localidad de Zalla, Txakoli Txabarri. Me gustó la vez anterior y me ha gustado hoy. Con su correspondiente acidez pero no como los de la “antigua usanza”. Un buen vino para disfrutar de cualquier plato.

Buen par de txapatas de pan, más al gusto de ella, puesto que a mi me gustan mucho más crujientes.



Los correspondientes Café e infusión y una sensación de haber cenado muy bien y todo ello por 52 euros. Cocina de categoría, buena cantidad y excelente precio. Un sitio para visitar en cualquier ocasión. Quizás la única pega es que a primera hora, el hecho de estar en zona de poteo y ambiente, el local resulta un tanto ruidoso. Eso sí a partir de cierta hora la cosa cambia a mejor.
Su página web: www.zakarestaurante.com

4 comentarios:

  1. Creía haber visto croquetas de casi todo, pero de ¿txuleta? ¿es algo habitual, o más bien una especialidad de este sitio?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Croquetas de carne todos hemos comido. Al final la lógica de aprovechar restos para hacerlas. Yo no las había probado tampoco pero están cojonudas. Menudo sabor.... Un abrazo.

      Eliminar
  2. El link del restaurante lo tienes mal.

    ResponderEliminar