4 de julio de 2016

RESTAURANTE MINA (BILBAO): Más ayeres que mañanas.

Tenía ganas mi amiga Marijo de venir aquí. Ella es quizás mi mejor compañera de andanzas. Una mujer "todoterreno" en lo gastronómico. Disfruta más que yo y eso ya es decir. Pero también tiene su criterio. Le gusta comer pero le gusta comer bien. 


No suelo ser amigo de comer en esos “modernos” mostradores cara a la cocina pero en esta ocasión quería que mi compi pudiese comprobar en persona no sólo que aquí se cocina muy bien, también quería que pudiese comprobar “in situ” que no hay trucos, que todo es vivo y que encima el rollo en esa cocina es maravilloso.
En el menú de este restaurante son fundamentales los productos de temporada. No siempre degustaremos lo mismo. Eso sí, algunos de sus platos míticos no desaparecerán tan fácil y espero tener la ocasión de encontrarme con ellos en el futuro.
La decoración está pensada para evitar distracciones. Sin coloridos fuertes, sin manteles llamativos, sin estridencias, suavidad visual para dedicarte a lo que realmente merece la pena, lo del plato.



Comenzamos eligiendo el vino. Nos traen la carta y en cuanto la abro y veo algo en concreto, dejo de buscar. Un vino que me gusta mucho y encima de una añada que merece la pena “descubrir”.

Gravonia crianza 1993. Un vino cien por cien viura, un riojano de calidad suprema. Es increíble que tras 23 años esto siga siendo un vinazo. Tengo que reconocer que a día de hoy este tipo de vinos me tienen totalmente enamorado y quizás no sea yo el más imparcial pero está impresionante. Un vino que hay que beber a temperaturas “altas”. Podemos así apreciar en su justa medida todo lo que nos da. Me quito el sombrero antes semejante sutileza. He disfrutado como un chiquillo de esta botella que ha acompañado maravillosamente incluso a los postres.



Poco voy a comentar los platos. La foto, su nombre y diré simplemente que del primero al último han causado sensaciónes:  Sabores, aromas, sorpresas, guiños…….

Entrantes: corteza de bacalao crujiente……. Crema de patata y yema de huevo….. La patata y yema de huevo para "morirse", literalmente.....riquísimo. Empezando así.... ¿puede uno superarse?



Mejillón, coco, citronella y tomate picante.



Txangurro en emulsión de yema y fruta de la pasión



Queso marino, jugo de champiñones y crujiente de pollo



Begihaundi a modo de risotto



Tuétano en guiso de rebozuelos. Simplemente decir que he dejado los cubiertos a un lado, he cogido el pan y lo he degustado “a lo bruto”, cual trozo de tocino después de unas buenas alubias. Puro “erotismo” culinario.



Atún rojo a la parrilla y antxoas



Merluza del Cantábrico sobre una velouté de hierbas y papa rota con limón



Molleja de ternera a la brasa, cerezas encurtidas y emulsión de queso curado. Una vuelta a su plato, han conseguido mejorar algo que ya era extraordinario.



Primer postre… Mar. Pura frescura que limpia el paladar para prepararlo hacia el mundo dulce. Muy bien conseguido, refrescante a más no poder.



Plátano, café y oliva negra. Un “viejo conocido” que consigue tras mezclar todos los ingredientes que lo que parece destinado al divorcio llegue sin problemas a las bodas de oro.



 Como no podía ser de otro modo nos obsequian con un tercer postre, uno de los platos que digo míticos, el Sabayón de azúcar moscovado, sorbete de naranja y yogur de cítricos. Nadie quiere perderlo de vista, que siga siendo así.




Dos estupendos cafés con unos ricos detalles en forma de gominolas de frutos rojos, galletitas de mantequilla salada y unos bizcochos de avellana.





Un buen rollo con todos los protagonistas de la noche. Unas cuantas celebraciones hoy. Simpatía, profesionalidad…… Creo que Mina y su equipo sigue siendo, sin duda alguna, la mejor referencia de la capital en su tipo de cocina. Merece la pena y la merece mucho. Gracias a todos ellos por lo vivido.



El total abonado hoy ha sido de 209 euros que me parece una ajustadísima relación calidad-precio.  Su página web: www.restaurantemina.es 

Al salir hemos tenido la ocasión de presenciar un espectáculo de unos ágiles jóvenes franceses que nos han contado una bonita historia. La frase que da título a este post es de ellos. Me ha impactado. Realmente es así, “me quedan más ayeres que mañanas” pero eso sí, cené "un ayer" en Mina, mañana………..



12 comentarios:

  1. ¡Vaya pintaza que tienen esos platos Jon!La verdad es que cuando estuve con vosotros apenas pude centrarme en su cocina, que de sobra es conocido su nivel. Eso unido a que su carta de vinos debe haber ganado mucho en estos últimos años lo convierten en un lugar de lo más apetecible. A ver si me ánimo y lo visito de nuevo con Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que merece la pena una visita y más quizás en "privado" que en grandes grupos. La carta de vinos ni la ojeé en cuanto vi el Gravonia. Ya me conoces. Un saludo.

      Eliminar
  2. Excelente restaurante, que por lo que leo sigue siendo uma excelente referencia gastronómica. Un gran recuerdo.Un restaurante que me hiciste descubrir y al que espero poder volver. Todo tiene muy buena pinta. Buen vinazo. Enhorabuena por esa gran velada gastronómica en excelente compañia.
    Un abrazo de JT,el anónimo de Montpellier

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, siguen teniendo ostras.... :-) Así que podemos ir juntos.
      Realmente me parece un restaurante excelente y con un servicio exquisito y todo ello por unos ajustados precios. Un abrazo y ojalá que repitamos experiencia

      Eliminar
  3. Nadie, afortunadamente, sabe cuantos mañanas le quedan...
    Todo, absolutamente todo, parece muy apetecible y el vino elegido muy versátil y muy de tu gusto, que es en definitiva lo que cuenta.
    Enhorabuena por el disfrute.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un tema interesante ese de los mañanas que nos quedan..... Opiniones variopintas sobre el saber o no saber... Pero esperemos que sean unos cuantos.
      Un excelente menú y el vino, que ya veo que no os ha apasionado a casi ninguno, a mi me encanta. Como dices, muy de mi gusto. Un abrazo y gracias.

      Eliminar
    2. Estuve en Haro de camino al encuentro cántabro, y en todos los baretos de la Herradura tenías la opción de acompañar los pinchos con Viña Gravonia. De lujo a esos efectos!

      Eliminar
    3. De esa bodega me gustan hasta las telarañas... especialmente los blancos.

      Eliminar
    4. Tú me mandas botellas que arañas ya te mando yo las que quieras. :-)

      Eliminar
  4. Oye, La Mina no era un puti o una zona de putis de Bilbao en los 80-90?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curiosamente ya comenté un restaurante de Haro donde me invitaron a una botella de Gravonia pues no lo pedía nadie del pueblo. Y me parece un vinazo para su precio. Y ya con esos añitos ni te cuento.
      Macho, me preguntas cada cosa..... que soy y he sido un tío demasiado formal para saber de esas cosas. No tengo ni idea de eso que comentas de zona de ......
      Pero si tú eres muy joven para saber de esas cosas...... :-)

      Eliminar
    2. Es que me suena de cuando yo era crío, que los mayores del pueblo (Zangandez) hablaban de si este era portero en La Mina, que si ese otro era macarra en La Mina, que si aquél había ido a la Mina con dos pilinguis...

      Oye, pues el Gravonia este año en Haro, volaba en todos los garitos de La Herradura.

      Eliminar