13 de julio de 2016

RESTAURANTE EL CASCANUECES (BILBAO): Me gustan las novedades... si son buenas... ni te cuento.

Algo está cambiando en Bilbao y cada día descubro locales “distintos” a lo que venía siendo habitual. Locales que se parecen un tanto. Locales derivados más hacia el consumo de copas de vino y pintxos que a la restauración clásica. El Sacacorchos era uno de ellos y ahora han dado un paso más y el Cascanueces es la prueba de ello. Aquí sí puede uno sentarse en una mesa y comer o cenar como es menester.
Agradable decoración, nada estridente. El que parece el jefe de sala se me hacía cara conocida. Algo era ello,  ha trabajado en el Zortziko y recordaba una larga conversación allí mantenida. Así que sabe bien lo que se hace.


Al pedir la comanda nos comentan que son raciones generosas. Esto es un detallazo hoy en día, 

Cesta de pan. Uno de cereales hecho en Zalla que casi parece un bizcocho, uno de borona y uno más “normal”, casero, en este caso más al gusto de mi compi que al mío. Menos crujiente. Estupendos panes. Me gustan los sitios que tienen buen pan. Degustamos un aceite hecho expresamente para el local. Un aceite de Artajo hecho en Tutera/Tudela. Con una suave acidez del 0,2%. Lleva varias variedades de aceitunas y el resultado es un aceite muy suave, “gordo” y con un sabor potente.


Comenzamos con una ensalada de pulpo. Bonita presentación. Buena materia prima. Es la segunda vez en poco tiempo que me sorprenden con la presentación de la lechuga. Repito que no es un adorno sin más. Con una gracia destacable. Lleva una especie de mayonesa pero con un toque de wasabi en la zona verde, en la otra zona es dulce.. Unas pequeñas patatas asadas con piel que están muy ricas también. Una ensalada que da lo que ofrece. Generosidad en las cantidades y generosidad en las calidades. Empezamos bien, empezamos muy bien.


Continuamos con otra generosa ración, en esta ocasión un cojonudo tataki de atún. Con un toque de soja y de nuevo otra especie de mayonesa muy rica. Esto es lo que es, un pescado sublime. Toque perfecto, sin pasar ni un minuto más de lo debido por cocina.


Al leer la carta hemos visto algún plato que no nos sonaba de nada así que como la curiosidad siempre nos puede y como pienso que hay que probar esos platos que no vas a poder degustar en otro sitio, le preguntamos a nuestro anfitrión por el “solw galeto”. Nos comenta que es pollo pero un pollo hecho de una manera diferente. Pues como a ambos nos gusta dicho animal, a por ello que nos vamos.


Presentación curiosa, en la parte baja lleva unas chips de batata y plátano. Como presentación original, como resultado no nos ha gustado demasiado. Demasiada sal y poco sabor sorprendente. Me refiero solamente a los chips, no al pollo que estaba delicioso. De pequeño tamaño, muy bien guisado. No ha quedado nada seco.  Lo acompaña una salsa muy sabrosa. Pues si en vez de esos chips llevase unas patatas fritas caseras, el plato ganaría mucho en nuestra modesta opinión.


Cuando voy con mi hijo, tengo un pequeño problema a la hora de elegir los vinos. 



Aunque me encanta la progresión que ha tenido en poco tiempo, tampoco quiero que no disfrute de ellos. He visto que tienen un Tondonia con el que sé que voy a quedar más que satisfecho pero le comento si tiene algo que no sea tan ”serio” ni que tampoco se pase de afrutado.  Me comenta que tiene uno que puede cumplir con ambos requisitos. Un Castillo de Monjardin Reserva 2010 Edición limitada.

De color dorado es, al parecer, el único Chardonnay reserva que se hace en el estado. Ha debido gustar mucho pues tiene unas cuantas medallas de oro. A mi me ha gustado; tiene ese toque de crianza. Como dice mi hijo, “es de los tuyos, aita”. Un año en barricas de roble francés “tiene la culpa”. Después pasa otro año y medio en botella antes de comercializarse.

Estamos satisfechos pero como nos quedan un par de copas de vino le pregunto si tienen algún queso rico por ahí. Pues efectivamente va a ser que sí. Tres quesos distintos. De menor a mayor potencia. El primero no ha destacado demasiado. Bueno pero sin demasiado sabor. El segundo, un queso azul de pasta amarilla ha sido el favorito de mi compi.  Le encanta el queso azul. No me he quedado con los nombres de los quesos. Eso sí, con el último sí. Un queso que ya había probado y que ha “tumbado” a mi hijo. Un queso afamado pero que no está hecho para todos los públicos.  El Picón Bejes-Treviso, elaborado en Cantabria con leches muy variadas de vaca, oveja latxa y cabras Pirenaicas de Picos de Europa. Un queso que se “merienda” al membrillo.


Así que va a ser que hoy no toca café. Demasiado sabor de boca.
Sorpresa con una cocina de buena calidad y buena materia prima que uno no espera encontrar tan fácilmente en estos locales de moda que están amoldándose al cambio de costumbres y estilos que estamos sufriendo.


Por todo ello hemos pagado 88 euros. Correcto precio por lo degustado. Habrá que volver a probar algún plato que nos hemos dejado en el tintero. Como esos estupendos tomates que hemos visto a la salida.

Su página web: www.adhocbilbao.com

2 comentarios:

  1. Eres un hombre que deja huella... se acuerdan de ti... :-)

    Buen "descubrimiento".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que no sé si la huella será de hombre o de bestia. :-)
      Ya que no aumento el radio de mis incursiones al menos no perderme lo que va saliendo. Un abrazo

      Eliminar