7 de abril de 2016

MESON DE OKONDO: A sus "pies", Sr. "Ministro".

Me comentó Amaia que quería invitarme a comer y también a parte de su familia. Hablamos un poco de las opciones que teníamos por la zona y me acordé de que hace demasiado tiempo que no visito el Mesón de Okondo. A veces descuidamos demasiado lo que más cerca tenemos.



Me han hablado bien de su cocina, cocina casera al cien por cien. Muchos años de experiencia entre fogones hacen que sepa yo que vamos a comer como lo he hecho en las cocinas de muchas amatxus. De ésas que cada día quedan menos. Una pena que muchos platos vayan a terminar casi en el recuerdo. Pero…..
Mientras llegan mis compañeros de mesa aprovecho para disfrutar un poco de su terraza y saludar a Blokin. Somos del mismo barrio y nacimos casi a la par. Y aprovecho también para comentarle que me deje abrir un vino que he llevado con la condición de dejarle al menos una copita para que lo pruebe.

Hoy he decido abrir una botella de un alvarinho que se que nos va a gustar. Además Josean ha comentado que hay que beberlo ya y yo de él me fío y mucho en asuntos del beber. Dorado 2003. No sabía yo si me iba a acompañar alguien de la mesa pero tengo la suerte de que Bitxi tiene también buen gusto y así no tengo que beber solo.

Como cada uno somos de una casa, la elección es variopinta. Disponen de una buena lista de platos para elegir. Me habían hablado de su sopa de pescado así que hay que probarla. Pues buena recomendación. Está muy rica y además muy bien acompañada de materia. En la foto no se aprecia en su justa medida pero hay pescado en cantidad más que generosa. Los que la hemos elegido hemos repetido.


También se han pedido ensalada y ensaladilla.


Y paella. Al parecer todos estaban a un correcto nivel.


De segundos también muchas opciones pero yo escucho las “palabras mágicas” y se me disipan todas las dudas. Txerripatak, patas de cerdo o, como bien dicen algunos, manos de ministro que tampoco hay tanta diferencia entre ambos.


Ya simplemente la pinta vale un montón pero en cuanto empiezo a probarlas me doy cuenta de que aquí saben y muy bien prepararlas. Están impresionantes. Están de sobresaliente. Suaves, jugosas…. La salsa para darle al pan sin conocimiento. Tanto es así que en cuanto Sara me pregunta si quiero repetir, la duda “ofende”.  Repetición. Ricas es poco decir. Un hurra por Nerea.


Otros segundos ha sido por ejemplo, churrasco y solomillo de cerdo.


Postres variados como no podía ser de otro modo. Yo, para no endulzar demasiado el paladar y poder así disfrutar de mi última copa de Alvarinho, me pido un queso fresco. Mientras que por la mesa pasan un arroz con leche, un helado de yogur y un par de goxuas que al parecer estaban riquísimos.




Pues realmente una cocina casera a un nivel notable. Servicio amable y profesional.  Recomiendo encarecidamente que si pasáis por aquí os animéis a probar esa sopa y ni que decir que esas patas. He visto que tienen alubias y si las prepara como imagino, creo que tengo que pasarme un mediodía a quitarme el antojo. Eso sí, ese día pediré manzanilla en vez de café. Menú de fin de semana a 20 euros. Excelente relación calidad-precio.

4 comentarios:

  1. De los pocos "Ministros" que merece referenciar...
    Hoy con el vino te has dado un buen homenaje. Me encanta ese vino, la última cosecha que bebí fue la del 2005 y estaba soberbio.
    Lo que me ha producido un dolor gástrico ha sido ver una paella coronada de huevo duro... :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ciertamente pocos ministros están a la altura de este. El vino está cojonudo. Me queda una de 2005 que habrá que disfrutar en similares circunstancias.
      Pues por aquí es muy común lo del huevo duro con el arroz y conste que a mi me gusta. Así que es "pecado mortal". :-) Rezaremos un para de ave marías. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Jajaja, me ha pasado lo mismo que a Jose con la paella.
    Pero es igual, cierro los ojos y veo esas manitas... ¡ayayay cómo debían estar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo que no sois amigos de los huevos encima del arroz. Curiosas las costumbres diferentes. Esas manitas, esas txerripatas, esos pies..... estaban para "besarlos" sin parar. Un abrazo.

      Eliminar