18 de abril de 2016

BODEGA LA CIGALEÑA (SANTANDER): Comamos, Bebamos, Gocemos y para finalizar..... Oremus.

Hace ya un tiempo, gente que escribía en Verema, se echó a la aventura. Decidieron formar una peña con un único objetivo, disfrutar de la gastronomía por todos los rincones del estado.


En un primer momento la emoción me hizo pensar que podía formar parte de esa peña pero la realidad me apareció de golpe y me di cuenta de que aquello era un “imposible” para mi.

Mi “zona de confort” hace que sus “aventuras” me queden un poco largas. Es curioso el grupo. Gente de muchas procedencias diferentes, edades variopintas y con sensibilidades no siempre parejas pero con una afición en común que les hace disfrutar como chiquillos de la buena mesa.

Tengo la infinita suerte de que  consideran mi presencia como algo…..  Tendría aquí que plantearme que poner en esos puntos suspensivos. Quizás yo esté todo ilusionado y me invitan por aquello de: “Siente un pobre en su mesa” J





La cuestión es que en esta ocasión la quedada era en Cantabria y que me dieron la oportunidad de compartir mesa con ellos. Además el lugar era uno de mi agrado. Bodega La Cigaleña, “donde Andrés” para que me entendáis.



Un par de vinos antes y aprovecho para ir saludando de uno en uno a todos ellos. Casi todos conocidos de una u otra ocasión. 
A la hora convenida nos acercamos al restaurante y lo primero es elegir bien el sitio donde uno se sienta. No podía haberlo hecho mejor. Bueno, quizá la parte “delantera” podía haberse mejorado un tanto :-)


Tengo que reseñar hoy que mi compi de fatigas, Oscar, se ha portado conmigo de una manera increíble. Ha sido casi como una madre para mi. Con lo que le gusta meterse conmigo…. Quizás el hecho de que hoy tengo a mis “tocapelotas” preferidos con ganas de darme caña ha hecho que él se ponga un poco de mi lado. J



Hoy el comentario gastronómico pasa un poco a segundo plano. Los vinos y la vivencia están por encima de ello así que no entraré mucho a comentar el asunto.

Comenzaré por decir que el pan está impresionante. De esos que se dejan comer ellos solos cual si de un plato en sí se tratara. Puro vicio. Y decir también que los camareros son profesionales y amables a más no poder.

Dar de comer a un grupo tan numeroso no es fácil y menos si son tan exigentes con el tema vinícola. Además el hecho de que el menú sea a precio cerrado hace más difícil aún esa cuestión. De todos modos por la puerta grande hemos salido, increíble, sin más.

Dejaremos que cada cual se quede con su acepción de cada palabra: bocartes, anchoas, antxoas….. Si están ricas tampoco tiene mucho misterio.


De modos diferentes las hemos probado hoy, yo me quedo con las albardadas, las frescas, las que no hay espina que moleste.





A mi lado tengo a tres mujeres guapas y una de ellas, con mucha “salsa”, es cordobesa o “similar”, así que disfruta mucho con las manzanillas que son mi “espina clavada”. No puedo con ellas. El olor me encanta pero en boca “me matan”. Desde luego que como maridaje de lo que estamos comiendo es perfecto.


Yo empiezo a disfrutar y curiosamente haciendo… “botellón” y nunca mejor dicho. Una botella de 3 litros de Abel Mendoza 2014,  Maravillosa acidez de un vino que invita a beber y a beber despacio Como siempre Andrés dando las explicaciones pertinentes. Diciendo que cada cosecha tiene sus características y lo que puede cambiar un vino de un año a otro dependiendo de las condiciones climatológicas. Incluso el Sr. Presidente de Los Restauranteros ha sido pillado infraganti haciendo botellón. Eso sí, ¿Dónde está el corcho? El que tiene la botella es "falso", el verdadero está, además de escondido en la foto, en mi casita, a buen recaudo. :-) 



Seguimos comiendo, como no, pescado y carne. Ambos de buen nivel pero repito que hoy no estoy a ello. Comer para quitar el hambre y conversar, eso es lo que hoy está premiando.


La sorpresa me llega con el tinto. En cuanto lo veo lo reconozco. Del restaurante Laua en Langarika, de una quedada con mis compis restauranteros. Un Crozes Hermitage en esta ocasión 2013, en aquella 2012. Copio literalmente lo que escribí en su día puesto que hoy he cometido el mismo “pecado mortal”.

 “Un servidor y a sabiendas del riesgo que corro de ser “agredido”, pido una botellita de refresco con burbujas para prepararme una de mis bebidas favoritas. Pues señores y señoras y además con el beneplácito incluso de los menos “comprensivos”, descubro uno de los mejores kalimotxos que he probado jamás. Está impresionantemente rico.  Será “pecado” como dicen algunos pero otros “pecados” más graves se cometen y no se rasgan tantas vestiduras."

Ya dice Andrés que este tinto es un tinto que gusta hasta a los que no nos gustan los tintos. Mucha fruta. 


D. Andrés me sigue mimando y mientras ellos disfrutan de otros vinos, yo tengo el placer de tener a mi disposición una botella tamaño reducido de un blanco que está la mar de rico.  Un Auxey-Duresses, un chardonnay de Benjamin Leroux cosecha 2011. Este hombre es verdaderamente una caja de sorpresas.

Pasamos a degustar una tabla de quesos variados. El que nos conquista a todos en un queso francés, un Comte. Está tan rico que en nuestra esquina pedimos media ración extra. No sé si lo conocía o no pero no tenía yo recuerdo y no creo que estas cosas se olviden fácilmente. Cojonudo.





Y llega el postre en sí. Un tiramisú con helado de chocolate. Muy agradable fin de cena. Como no podía ser de otro modo, allí que aparece Andrés con un vino de los que quitar hipos. Un vino de 1975, Un Tokaji Oremus 5 puttonyus. Esto ya es un lujo difícil de conseguir. Me pongo las botas. Esto está riquísimo. Un equilibrio impresionante entre el dulzor y la acidez. Entiendo los gustos diferentes pero me parece imposible que a alguien no le guste algo así. Mil gracias D. Andrés.

Unos ricos cafecitos y después de una velada bien larga de esas que se hacen demasiado cortas,  nos despedimos de La Cigaleña. Para muchos era su primera vez, para mi ya creo que la tercera o cuarta pero tratándome así nunca vas a perderme de vista.

Nos vamos despidiendo de algunos que después de sus largos desplazamientos y en previsión de lo que les viene mañana tienen que retirarse a descansar. Unos pocos nos quedamos un rato más. Unos ricos GT, en mi caso más bien sólo T que tengo hora y media de coche hasta casa.
Gracias Peña, un placer compartir de nuevo mesa con vosotros.  Me encanta ser de “vuestro gusto”. J  Gracias Andrés, un verdadero placer.


Nunca entenderé como este hombre es capaz de darnos de comer y de beber así por el dinero que lo hace. Hoy hemos pagado 50 euros por barba. Los vinos ya cuestan más que esto. Creo que le entiendo bastante bien, es mucho más placentero dar que recibir. Algún día quizás lo entendáis y el mundo dará un giro importante.

10 comentarios:

  1. El titular me parece genial. Jon. Me alegró verte sentado a nuestra vera. EN cada quedada norteña siempre tendrás un sillón reservado (y lo sabes). Agur!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo pasamos bien, muy bien. Un honor para uno de "tercera regional" jugar en la "champions". :-) Un abrazo.

      Eliminar
  2. Afortunadamente para ti lo tienes dentro de tus "límites", para mi desgracia me pilla un poco alejado, ya sabes que todo lo que sea cruzar el Nervión me pilla lejos, pero a pesar de ello no pienso dejar pasar la oportunidad de acercarme por allí en cuando tenga ocasión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te da menos pereza a ti que a mi acercarte. Tengo ganas de ir un día en plan parejita, sin la presión del grupo. Seguro que tiene algún espumoso que merece la pena.

      Eliminar
  3. Aúpa Gasti! Eres ... UNO DE LOS NUESTROS. Y lo sabes.

    Pesa a lo del calimocho de los coj...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería mucho pedir... "adjunto a la presidencia" jajajajajajajajajajaja.
      Gracias Presi, un honor. Mira que os da guerra el kalimotxo. :-) Con lo rico que está. Un abrazo

      Eliminar
  4. Un placer reencontrarme contigo y compartir mesa y mantel.

    Mi tercera vez en La Cigaleña. Andrés es grande y su conocimiento tan enorme como su generosidad. Un lugar para repetir y repetir tanto como se pueda.

    A la próxima avisaremos, nada de servirte coca-colas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Placer el mío. Buena cuadrilla, buena gente. Andrés es mucho Andrés. A mi me tiene ya ganado para siempre. Pues si no hay coca-cola.......
      En este local siempre tendré blancos de sobra para disfrutar. Un abrazo

      Eliminar
  5. Por cierto, si la "cordobesa" es la que me imagino, no es cordobesa, es de Melilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé. Luego me di cuenta. Pero algo de Córdoba había? O no?

      Eliminar