24 de abril de 2016

LA VINOTECA (SANTANDER): Un clásico que "arriesga".


Hemos elegido un mal día para acercarnos a Santander. Yo pensando que todos mis medio paisanos estaban ya en Cantabria….. Pues me he confundido de cabo a rabo. Menuda caravana. Entre los miles y miles de coches y un accidente a la altura de Castro, hemos convertido un viaje mediano en uno más bien largo.

Pero bueno, con paciencia y poco a poco hemos llegado a nuestro destino con tiempo suficiente para, ayudados por una amable pareja, localizar el local.
El restaurante es clásico. Elegante. Servicio masculino en su mayoría. El jefe de sala, del que había oído hablar, Koldo, muy atento en todo momento y los camareros muy correctos e incluso simpáticos cuando se lo pones fácil.


Me hace mucha gracia la cara que pone Arantza cuando lee la carta. Ella esperaba algo más “normal”, una cocina más de la de siempre. Que conste que yo también me esperaba algo así. Pero los platos son más atrevidos.

Pedimos un poquito de ayuda a Koldo y entre todos nos decantamos por compartir algunas medias raciones para probar un poquito de aquí y de allí.

Para beber le digo que quiero un blanco pero uno de los “míos”. Le comento mis gustos. Pero él quería que probásemos uno en concreto..Un blanco bastante “nuevo” en el mercado. Un Gómez Cruzado 2014. Viura al 85% y el resto tempranillo. Han querido que no destaque la madera y para ello la mitad descansa en depósitos de hormigón. Estoy seguro que si el cien por cien hubiese descansado en esas barricas de roble francés a mi me hubiese gustado más. 
Buena acidez y fresco. Pero como traía una idea muy distinta pues no he terminado de disfrutarlo en su justa medida.

Selección estupenda de panes de los que puedes repetir a tu gusto. De cereales, de pasas, de nueces, pan de maíz…..
Como aperitivo una crema de hongos que está cojonuda acompañada por un trozo de sardina marinada. Como a mi compi no le va mucho pues me zampo yo las dos. Si uno es que es…. Listo.


Comenzamos con un carpaccio de hongos presentado en platos individuales. Salpicado con un poco de queso con buen sabor. Están muy bien preparados. Textura excelente. Sabor a tierra. Sin tonterías pero contundentes.


Continuamos con más setas. Esta vez acompañadas de unas verduras al punto.  Clasicismo con toques diferentes. No consigo descubrir de que variedad se trata pero tienen también mucho sabor. La verdura no lo anula, lo acompaña ligeramente haciendo que el plato resulte más fresco.


Arantza se decide por media ración de rodaballo que viene nuevamente acompañado por unas setas. Buen punto del pescado. Ni mucho ni poco. Lo suficiente. Quizás estemos acostumbrados a una piel más tostada que a mi me permite degustarla. De todos modos buena calidad del pescado. Si mi compi disfruta suele ser mejor señal que si lo hago yo. Yo soy mejor tragón.


Yo es escuchar lo de atún y me pierdo. Así que un tataki de dicho pescado. Media ración. Lleva toques cítricos e incluso me parece apreciar algo de wasabi pero bien disimulado. Suelo ser más amigo de degustar este pescado sin compañías. Pero separando lo verde y comiéndolo de principio, consigo quedarme con “lo mío” para última hora. Rico, muy rico.


De postre, como ya me imaginaba yo al leerlo, Aran se decide por una “tarta de manzana”. Lo entrecomillo pues no lo es en realidad. A fin de cuentas el sabor es de ello. Con una estupenda crema pastelera y un caramelo tostadito por encima. Realmente ha sido lo mejor de la comida sin menospreciar los platos anteriores.



Como hoy no tenemos prisa y no tengo que conducir hasta mucho más tarde, me animo a pedirles un dulce para el postre. Error mío. Esto de que las cosas te suenen pero no sepas diferenciar……. Al decirme que tienen Maestro Sierra yo me voy de cabeza a uno pero lo que me sacan es más bien un "fino". Esto es un brandy, no un vino dulce. Una pena, no puedo con ellos. Yo esperaba lo de la foto.
Una infusión y un buen café muy bien servido dan el punto final a la comida. He visto que la mayoría de la gente del comedor, que por cierto estaba lleno, pide un steak tartar. Los prepara Koldo. Una pena que mi compi no pueda con ello.


El total abonado han sido 83 euros. Para la calidad de la comida y el estilo de local me parece una buena relación calidad-precio. Quizás un tanto serio para mi pero creo que está a la altura de su clientela habitual.

8 comentarios:

  1. ¿Pediste un fino pensando que era un p.x.?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedí algún vino dulce de postre. Me dijo que tenía Maestro Sierra y yo pensé en el viejísimo de PX pero resultó ser lo contrario. Ya sabes que yo.... me pierdo como un pulpo en asuntos de estos.

      Eliminar
  2. Anda que el camarero servir un fino como vino de postre en un local que se llama La Vinoteca...

    O a lo mejor era un Medium "Amoroso" que es una mezcla de Oloroso con un poquito de PX. Pero este algo dulce si está.

    En fin que seguro que a la próxima te asegurarás, ¿eh? Jejeje :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedo prometer y prometo que de dulce no tenía nada de nada. Eso era casi un brandy. Es que soy un ignorante de tomo y lomo. Un abrazo

      Eliminar
    2. No, José. No la tengo. Además el culpalble podemos decir que es un servidor más que nadie. Mi ignorancia. Pero no sé sacarle una foto. :-)

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Que no es el mismo fin de semana..... Tú como Jero. Dormir... si puedo... en casa. Un abrazo.

      Eliminar