18 de febrero de 2018

RESTAURANTE LA FABRICA DE JUAN (ZIERBANA): Carallo... qué rodaballo!!!

Poco a poco voy acercando a mi retoño a todos los restaurantes que yo ya he visitado. Es un tío muy crítico para lo bueno y para lo malo y además es bastante más “duro” que yo por lo que su opinión quizás sea más a tener en cuenta que la mía.
Hoy nos tocaba visita a este restaurante donde ya he estado en unas cuantas ocasiones y siempre he salido contento.

Es un local amplio y además tiene una buena bodega con cositas interesantes incluso en blancos. Nada más entrar veo un Tondonia reserva 2003 pero dejaremos a ese “bebé” que crezca un poco, tiene mucho futuro todavía.

El propietario hoy hace las labores de jefe de sala. No tenía el placer de conocerle puesto que generalmente está en servicio de mediodía y no de noche. Nos colocan el pan, correcto, sin más. No es su punto fuerte.
Nos acerca las cartas pero vuelvo a dejar que sea él quien nos comente las cosas más interesantes que tiene. Hablamos primero un poco de vino, le comento mis gustos.
Me recomienda un Ribeiro. No nos hemos terminado de entender sobre todo en la cuestión de añadas. Nos saca un Cholo, de uva loureiro. Cosecha 2016. Yo, sin la ayuda de mis gafas y después de la conversación, pensaba que estaba bebiendo un 2010 y aquello no me cuadraba demasiado. Fruta para dar y regalar….. Creo que es un buen vino, mi hijo ha disfrutado más que yo. Fresco, mucho. Aromas a frutas y esa boca que sin disgustarme, no termina de enamorarme. Bueno, a ver si tengo suerte y encuentro alguno por ahí con un par de años de botella y podemos hacer las comparaciones.

Como vamos a comernos un pez de tamaño considerable, simplemente le pedimos que nos saque algo para picar. Nos recomienda sus zamburiñas. Me pregunta si sé que son y le digo: Sí hombre, como las de Santiago pero en pequeñas…. Preparadas como los tigres rellenos. Realmente están deliciosas. Para limpiar la concha y no dejar restos, cosa que hacemos.

Nos enseñan el rodaballo que vamos a cenar. Buena pieza, de un 1300  gramos. Tamaño más que sobrado para dos personas. 

Buena limpieza por parte del camarero que nos atiende, sin una espina. Una pena no saber aprovechar todo en su medida pero cada vez soy capaz de meterme en sus “entrañas” y degustar esas carnes más oscuras tan sabrosas.
Lo acompañan unas patatas panaderas correctas. Hemos terminado más que satisfechos de pescado.

Algo había leído de sus quesos así que, encima estando con quien estoy, degustamos una tablita de cuatro quesos a cada cual más rico. Un Idiazabal, otro ahumado, un queso azul muy pero que muy rico y un italiano con trufa. Todos ellos de rechupete.


Un cafecito y abonamos los 121 euros de la cuenta. Precios comedidos tanto en los pescados como en los vinos. Sigo recomendando el lugar. La única “pega”, no sencilla de solucionar, es que la mayoría de la gente viene en busca de sus estupendas txuletas con lo que el ambiente del comedor se resiente en cuanto a olores. Pero… yo también las he comido, por cierto, de calidad estupenda.

2 comentarios:

  1. Pintaza la de ese "pescadito"

    Tal vez el infanticidio del Tondonia, hubiese sido más de tu gusto.

    Menudo rodaje le estás haciendo al niño... :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que hubiese disfrutado más con el Tondonia, sin duda. Aunque mi hijo aún es más de vinos con algo de fruta presente así que lo uno por lo otro.
      Se me está haciendo un "vicioso" pero de los grandes. Un abrazo

      Eliminar