16 de julio de 2017

RESTAURANTE BOLIÑA EL VIEJO (GERNIKA): Comer bien sin "tonterías".

Hemos salido de  casa hoy sin rumbo fijo, con la idea de pasar el día pero sin saber hacia donde dirigirnos. En una de estas me dice mi compi que si vamos a Gernika. Pues oyes, no me lo digas dos veces.


Tenemos suerte con el aparcamiento, presidido por el recuerdo de algo que siempre quedará en la memoria de un acto cobarde y rastrero, desde aquí un pequeño homenaje a semejante tropelía.


Nos acercamos a la zona de ambiente de la ciudad a tomar unos txakolis y disfrutar de alguna de sus terrazas. Mucha gente por la calle. Poco a poco va llegando la hora de comer y casualidades de la vida, nos encontramos con unos conocidos, uno de ellos del mismo Gernika así que les preguntamos donde podemos comer sin demasiados lujos pero rico. No lo dudan ni un momento, además estamos cerca, nos dirigen hacia este local que al parecer tiene mucha fama.


Desde luego que lujoso no es, un sitio con unos años ya y que vemos enseguida que algo tiene. Está a tope, nos dicen que tenemos que esperar unos 20 minutos y ya que estamos….


El menú de fin de semana dispone de variedad de primeros, segundos y postres. Yo me decido por el marmitako y Arantza prefiere unas croquetas. Ambos platos muy bien conseguidos y de buen tamaño. Yo repito, que el recipiente da para ello.


El servicio, casi en su totalidad femenino tiene ya una profesionalidad que los años han ido puliendo. Algunas de ellas en edad de jubilación más que conseguida. Ningún problema con ellas. Sin esperas, sin agobios. Tonterías las justas.




Para beber y como no me gusta el vino del menú les pido  su carta de vinos. No es que sea impresionante pero curiosamente tengo un txakoli que ya había probado y no muy lejos de aquí. Cosa lógica por otra parte puesto que es originario de Muxika, Buenos momentos paso yo en Muxika, en el Remenetxe, allí sí que el asunto vinícola adquiere un nivel superior. 

Txakoli Aguirrebeko, un vino que ha logrado varios reconocimientos y que la verdad es que está bien rico. Han tenido el detalle, sin yo solicitarlo, de cambiarnos las copas de uso habitual por unas más grandes. Si yo digo que siempre sabe más rico.

De segundos yo elijo unos txipirones en su tinta. De nuevo un plato bien rico. De tamaño más que suficiente para no pasar hambre. Buena untada de pan, por cierto, un pan que a pesar de ser de barra no es un mal pan.


Arantza se come un filete empanado con patatas y pimientos fritos, bueno, los pimientos me los como yo que no son precisamente su pasión. Pues carne tierna y jugosa. De nuevo plato bien realizado.

De postre ella que no tiene ya mucho saque pide una tarta helada y yo me voy de cabeza a por su arroz con leche. El arroz muy goloso, un pelín excesivamente líquido pero rico.

Pues aquí ya no pintamos nada, el cafecito lo tomaremos en alguna terracita que apetece más. Si queréis comer bien, cocina casera, sin buscar tonterías, es una opción destacable. El precio del menú de fin de semana es de 20 euros, nosotros hemos abonado nuestro vino, lógicamente.

Después del café le comento a Aran si le apetece acercarse hasta Bermeo. Así que hacia allí que arrancamos. Aquí el asunto marino tiene su peso. Subsanados ya los destrozos del pasado temporal. Allí está el viejo ballenero. Aunque a mi me recuerda a tiempos donde el "poderoso hombre blanco" ha sido de todo menos humano. Bueno, que tampoco han cambiado tanto los tiempos, hoy la esclavitud tiene otras formas pero está tan presente como siempre.

Y terminamos la vuelta a la geografía bizkaina con la visita más que obligada al precioso entorno de San Juan de Gaztelugatxe. Aquello se pone a rebosar en el periodo veraniego, de todos modos lo merece.

Terminamos en Bakio, donde tras tomar un cafecito recorremos su paseo marítimo para terminar picando algo para cenar y ya, bien entrada la noche, regresar a esta “peca” alavesa que por geografía y por historia, tanto tiene que ver la nuestra vecina provincia

3 comentarios:

  1. ¡Mira que te gusta ir a la aventura! Tuviste la suerte que un autóctono os recomendase bien. Marmitako, Txipirones... Ummmmh

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aventuras cortas pero aventuras a fin de cuentas. Pues sí, eso de que los conocedores del lugar te recomienden sitios suele ser un acierto seguro. Un saludote

      Eliminar
    2. Depende del buen criterio y gusto por comer del recomendador...

      Eliminar