5 de febrero de 2017

MARISQUERÍA MAZARREDO (BILBAO): Yo el POLBO lo prefiero picante.

Noche de cánticos, noche de Santa Ageda. Como dice la canción: Makila, ahotsa ta gogoa ospatzeko da nahikoa. (no hacen falta más que el palo, la voz y las ganas para celebrarlo). A mi sí me hace falta algo más, así que cenaremos algo rico y bien regado a ser posible. Aran es muy amiga de algunos alimentos muy concretos y aprovechando que pasamos muy cerca, nos acercamos a la Marisquería Mazarredo a reservar mesa para más tarde.


Entre tanto nos damos una vuelta por una calle de mucho ambiente y mientras yo me tomo un cafecito, ella degusta un rico txakoli de Bizkaia. Vamos a tener que negociar el asunto de la conducción…..
A la hora convenida nos acercamos al local. Recibimiento muy agradable por parte de la pareja que lo regenta. Se acuerdan de nosotros… Buena memoria y no sólo de nosotros, también de nuestros gustos culinarios.


Como no puede ser de otro modo comenzamos con un Polbo á Feira. El pulpo a la gallega es, quizás el plato preferido de Arantza. Curiosamente hasta que no fuimos a Galicia de vacaciones hace ya unos cuantos años, no lo había probado pero allí “se enganchó” y hoy en día es incapaz de verlo y no comerlo.
Nos sacan la tabla y el pimentón picante sin echar. Se acuerdan de los gustos tan diferentes. A ella le gusta con muy poquito y a mi me encanta que pique. Así que la “regada” es individual. Buen punto del pulpo, mucha calidad.


Después dudamos entre gamba y langostino pero Luis nos comenta que hoy tiene unos langostinos muy buenos. Así que dicho y hecho. Una decena de estupendos “tigres” de buen calibre. Buen punto de sal y muy buena textura. Muy ricos, sin más historias.


Y como plato principal nos decidimos por una lubina al horno con patata panadera. Buen tamaño del pez. Tiene “carne” y mucha. Marijo tiene el detalle de emplatarla individualmente. Somos unos verdaderos “patos” trabajando los pescados. Un desastre. Dos más que generosas raciones de un buen pez que está en su punto. Jugoso, nada seco.




Para beber me he decidido por las burbujas nuevamente. Cada día me gusta más este maridaje. Hoy concretamente me decanto por un Sumarroca Gran Brut Allier. Variedades Chardonnay, Xarel.lo y Parellada. Con una crianza de 3 meses en barricas de roble francés y un reposo en botella de 3 años. Me ha parecido un tanto “pobre” en cuanto a sensaciones en nariz pero me ha gustado en boca. Ligeramente amargo. Ha cumplido sobradamente con su cometido.

Hoy he tenido “suerte”, no tienen torrija así que compartimos una ración de tarta de queso que bien sin compañías. Estamos de acuerdo tanto Marijose como yo en que por mucho que todo el mundo la pida con mermeladas, es mejor degustarla tal cual. Sin ser una tarta espectacular, se deja comer gustosamente.


Una infusión y un cafecito dan por terminada la velada. El total abonado ha sido de 95 euros. Si restamos el precio del cava salimos a poco más de 30 euros por persona que me parece una estupenda relación calidad-precio. Volveremos a visitarles.

Su página web  www.marisqueríamazarredo.com  

5 comentarios:

  1. Yo hubiese disfrutado a base de bien... pulpo(a mi también me gusta que el pulpo a la gallega pique...)humm, langostinos , humm, lubina, humm y tarta de queso "sin mermeladas", hummm. Y el todo con burbujas y ya se sabe que donde hay burbujas hay alegria
    Muy buena cena,a muy buen precio y en buena compañía,
    Un abrazo
    El anónimo del otro lado de los Pirineos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues realmente disfruté. Todo estaba a buen nivel. La compañía superaba incluso a la cena. :-) Me alegra un montón tu visita, como siempre. Ganas de que cruces esas montañas pero dirección oeste. Un abrazo.

      Eliminar
  2. A este me tendrás que llevar cuando cruce esas montañas. ;-)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Un menú de lo más apañado.

    Tal vez la tarta de queso... ¿pecó de exceso de cocción?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No fue lo mejor de la cena. Me van más de otro modo. Pero cumplió.
      Buen sitio para cenar sin pensar en estrellatos. Un abrazo

      Eliminar