2 de enero de 2017

RESTAURANTE NIDO (BILBAO): Estreno de año y de local.

Que mejor manera de despedir el año y recibir al nuevo que hacerlo en un buen restaurante y si encima, como es el caso, también el restaurante está de estreno pues estupendo. Hoy seré un tanto "anarko" con las fotos. Irán aquí y allá, sin orden. 



No es hoy día de valorar demasiadas cosas, simplemente decir que nos ha encantado el nuevo local. Más amplio, más elegante, más moderno, mucho más acorde a su propuesta gastronómica.


Lleno total. Ambiente muy relajado, cosa que agradezco sobremanera. La atención, como siempre, excelente. Iratxe y su equipo en todo momento atentos a cualquier detalle.


Hoy, lógicamente, menú cerrado. Bastante trabajo es tener que cumplir cuando los demás estamos de fiesta. Siempre he dicho que el horario de hostelería es duro pero en días como el de hoy eso se multiplica por diez.


Hoy es día de burbujas y me proponen una buena opción, un champagne muy agradable de beber y además a precios bastante asequibles. Un Prevoteau-Perrier.  Nos resulta fino, con aroma a frutas, burbuja muy fina y muy bien integrada. Según va pasando el tiempo se hacen mucho más notables esos toques frutales. Como ha sido una cena bastante larga hemos necesitado la ayuda de parte de una segunda botella, en este caso probamos el mismo pero en rosado. Quizás más fino? A estas alturas de noche no creo que sea yo el mejor catador.


Los platos degustados han estado a un estupendo nivel. Excelente producto y mucho sabor.




El precio del menú de esta noche era de 90 euros, IVA y bebida incluidos. Lógicamente la oferta no era del champagne que nosotros hemos bebido, por lo que hemos pagado el extra correspondiente. Los precios de hoy, evidentemente, tienen que ser un poco superiores a los días normales pero hemos salido contentos que es lo que cuenta. 



Pues nada, feliz año a todos. Esperemos que este que acaba de entrar nos traiga alguna que otra alegría, que penas tenemos para dar y regalar.

2 comentarios:

  1. Envidia, de la mala, que no hay otra :-)

    No quieras saber al local que me llevaron mis amigos en Nochevieja, ni lo que comimos y menos lo que bebimos. En fin lo que cuenta es compartir en una noche como esa, pero si puede ser con sólido y líquido de calidad pues mucho mejor, ¿no?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que si tuviera que elegir me quedo con loa amigos aunque tuviera que comer lechuga. Pero como bien dices no son, o no deberían ser, cosas incompatibles.
      Pues llévales tú "al huerto" la próxima vez. Un abrazo

      Eliminar