13 de diciembre de 2016

RESTAURANTE ZARATE (BILBAO): Sinergia perfecta.

De nuevo pasamos por este estupendo restaurante que tanto momentos excelentes nos ha hecho pasar. Hoy me acompaña quien está a punto de cumplir un año más. Qué viejos nos hacen los que vienen por detrás…. Si era “ayer” cuando le podía coger en brazos… Pero no, esa barba y tener que elevar la vista para mirarle me demuestran que los tiempos han cambiado.  Zorionak guapo.
En Zarate han decidido subir un tono su servicio  y a lo que ya era una cocina sobresaliente y un trato exquisito se une ahora un experto en asuntos del vino. Alvaro, un joven “viejo” conocido. Buenos vinos he bebido yo en su restaurante Velo de Flor de Zalla.
Cada día disfruto más con las burbujas y siempre que puedo,  procuro probar alguna cosa distinta e interesante. Así que Alvaro me pregunta si he probado el Doniene Apardune.  Pues no, así que.....De la bodega de txakoli Doniene Gorrondona, este vino se elabora con Hondarribi zuri  y Munemahatsa, ambas procedentes de sus viñedos de Bakio. Método tradicional de segunda fermentación en botella.  Las botellas pasan año y medio en rima y totalmente a oscuras. Aquí va adquiriendo su estructura final. Lleva denominación brut nature puesto que se utiliza el espumoso procedente de otra botella como licor de expedición.
Tiene una fina burbuja, color un tanto verdoso. Nariz característica de un espumoso pero en boca me sorprende y mucho. Entra con facilidad, frescura a tope y un final un tanto “amargo” , como de almendra, que le dotan de una persistencia reseñable.  Hoy hemos tenido “catador” de lujo. Sergio no lo había probado así que le he ofrecido compartirlo con nosotros. Pues le ha gustado tanto que ha tenido el detallazo de regalarnos la botella. Eskerrik asko.

El pan es otro punto a destacar en este local. Panes riquísimos. De corteza crujiente y miga consistente. Además su precio es mucho más arreglado que en otros restaurantes donde lo  “inflan” en exceso.
Hemos venido con la idea clara de comernos un pez.  Aquí los tratan bien, los miman. Por ello simplemente queremos compartir un entrante para dejar sitio para lo que nos venga después.
Un aperitivo de royal de foie que está simplemente “gozoso”. Finísimo. Suave. Pero con sabor. Cucharilla por ser educados que esto con lengua se hubiese disfrutado mejor.

Pasamos a compartir pero emplatado individualmente uno de sus mejores platos. El arroz meloso de gamba roja. Este plato tiene un sabor a destacar. Además sabe a lo que tiene que saber. Aunque por la foto os pueda parecer que está pasado de punto por el color, para nada. Punto perfecto. El color se lo da su producto. Sabor a pura gamba. Recuerdo perfectamente el primer día que lo probé. Era nuevo en carta y me pareció una genial idea.

En cuanto a pescados hoy tenemos varias opciones pero no podemos, ni queremos resistirnos a compartir medio rey. El pescado entero tiene más de dos kilos y medio así que nuestra ración es de kilo trescientos. Un pez con unos ojos muy grandes debido a que vive a profundidades más que reseñables. Un pescado no demasiado conocido pero que está espectacular.
Nos lo presentan entero para después emplatarlo por separado. Desgraciadamente no soy un buen comedor de peces. No sé limpiarlos con es menester pero he mejorado mucho en ese aspecto. Tuve buena maestra.
Curioso el color rojo de la piel de este pez. Además su textura es suave, melosa. Sale Sergio a preguntarme si mi ración está un poco falta de punto. Al querer sacar la de mi hijo en su punto exacto y ser esta algo más fina, estaba un poco preocupado pero enseguida ha visto que no. Está perfecto. Ni un segundo más ni uno menos. Estos pescados son de una calidad inmejorable. Evidentemente sus precios son elevados pero no hay otra. Mejor comerlos de vez en cuando y disfrutar de ellos como se merecen.  Las patatas que lo acompañan están a su mismo nivel. Maravillosas.

Dudamos un momento entre pedir el postre chocolatero o algún queso así que Sergio nos disipa la duda ofreciéndonos una “vertical” de Parmesanos. De diferentes curaciones, desde dos años a ni más ni menos que diez. Es un queso que aguanta muy bien la larga curación. Textura muy característica que hace que se rompa con facilidad. Todos ellos con sabor pero sin sufrir esas exageradas diferencias que algunos quesos sufren. Muy ricos todos.

Un cafecito rico y los detalles finales que, como siempre, están a la altura de esta excelente cocina.  A pesar de mi rotunda negativa, me sacan un par de copitas de un par de vinos de postre. Un oporto y un Itsasmendi vendimia tardía. Mojar los labios y poco más que el que con fuego juega…….

El total abonado hoy ha sido de 140 euros con invitación a los vinos.  Excelente cocina, estupendo trato por parte de todos los protagonistas. Sin duda alguna que sigue siendo uno de mis restaurantes favoritos, de los de visita obligada. Su página web: www.zaratejatetxea.com

3 comentarios:

  1. Me alegro de su mejora en el aspecto del vino, en mi visita fue lo que observé más flojo.

    Recuerdo el rodaballo del Zárate como el mejor de mi vida.

    Y yo que todavía no me he comido un Rey... :-)

    ResponderEliminar
  2. Pues creo que la cosa va mejorando en los vinos pero con la demanda que hay..... la oferta se complica. Salían pescados y pescados y yo veía pasar tintos y más tintos.
    Pues si tienes ocasión no te lo pierdas, es un pez que está riquísimo. Se alimenta estupendamente y eso se nota. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Eso pasa con mucha frecuencia. Visitas un restaurante de oferta eminentemente marinera y la carta de vinos es básicamente "tintocentrista" y la demanda también.
    Hay cosas que cuestan entender...

    ResponderEliminar