1 de noviembre de 2016

RESTAURANTE EVEREST 2 (LAREDO): "Re-Pateando"

Buen recuerdo tenía yo de mi visita de hace ya más de 3 años. El tiempo pasa a una velocidad…….. Y tenía ganas de visitar esta localidad cántabra que de algún modo está muy ligada a mi. Las circunstancias han hecho que mis vivencias en ella hayan sido muchas y satisfactorias.


Así que “agarro” a mi amiga Marijo que es una glotona excelente y arrancamos hacia Laredo con un peligro añadido en esa ya de por sí, no demasiado atrayente autovía…. Una niebla del carajo. Con paciencia y “buena letra” llegamos a nuestro destino. Un paseo para recordar viejos tiempos y un cafecito en un local donde sé que lo preparan estupendamente, no es cosa sencilla encontrarlo por aquí.
A una hora decente nos acercamos al Everest 2 y nos acomodan en nuestra mesa. Pequeño comedor de cuatro mesas pero muy agradable. Buen tamaño y bien preparado. Allí que se nos acerca la propietaria con su libreta en mano. Aquí no hay carta. Hay producto y producto del bueno.


Nos “canta” algunas cosillas y da en el clavo. Pensaba yo que iba a librar hoy del pulpo pero….. estas mujeres…… Así que comenzamos con una ración de pulpo a la gallega. Para mi gusto un pelín pasado pero reconozco que me gusta un tanto “tieso”. La mayoría de la gente hubiese dicho que este estaba ideal. De sabor cojonudo y el aceite y pimentón de los que invitan al “unte”.


Si algo cambiaría yo en este local sería el pan. Cuanto hubiese disfrutado hoy con un buen pan casero, con buena miga y crujiente corteza. El de hoy pan, sin más.
Hemos escuchado aquello de “manitas de cerdo” con salsa bizkaina. Pues para qué quiero más….. ambos decidimos probarlas. Además la “jefa” nos comenta que están estupendas según la clientela del mediodía. Nos sacan un par de ellas  y tal es la satisfacción lograda que no podemos reprimirnos a repetir. Están de diez. Exacta la sal, exacto el punto y la salsa….. maravillosa. Gordita, sabrosa, con un ligero pero casi inapreciable toque picante….. esto sí que hace que el pan sea imprescindible. Si no hubiésemos pedido ya el siguiente plato, hubiésemos ido a por la tercera sin dudarlo. Un hurra por la señora cocinera.




También había escuchado por ahí que aquí hay buena carne. Así que nos pedimos un entrecot que no sea demasiado grande para compartir. Pues efectivamente aquí tienen buena carne. Hecha al punto o como diría alguna que conozco…. Sin hacer. Sin desperdicios, sin durezas, con un gusto a carne que, valga de redundancia…. Da gusto. 

Mención especial merecen las patatas fritas. Nos las han puesto con ambos platos y son caseras y hechas al momento. 

Sabemos que aquí también se le da importancia al asunto de los vinos. Hemos charlado un rato con el propietario que es el que atiende la barra y me comenta, cosa que ya sé, que la “audiencia” en general pide blancos de año, los pide helados…. Yo quiero algo más “viejo”, con algo de crianza y con su temperatura. Así que me recomienda un Amaren. El pensaba que tenía un 2011 pero se conoce que por lo menos alguien bebe como yo y el que tiene es el 2013. Un vino fermentado en barricas nuevas de roble francés durante 8 meses. 


Lleva la Viura como uva principal y un 15% de malvasía. Creo que incluso puede aguantar algún año sin problemas, aún se nota un poco la madera pero está muy agradable. Algo de fruta pero se nota mucho esa crianza. Incluso Marijo que es de vinos más jóvenes y afrutados me comenta que le gusta. Además este tipo de vino “puede” muy bien con esas patas y con esa carne.
Tenía yo un recuerdo de las tartas de este local. Las traían de Torrelavega y sabemos muy bien que allí el hojaldre lo bordan (fíjate que casi está tan rico como el de mi pueblo…. J. Eterna rivalidad entre algunos conocidos….. Qué sería la vida sin estas “salsas”……
Hoy al degustarla he notado que era demasiado dulce. Un tanto empalagosa. Incluso la mantequilla tenía un color “demasiado amarillo”. Al preguntarles me han dicho que desgraciadamente el distribuidor de las de Torrelavega las lleva a Madrid y de allí a Laredo con lo que llegan un tanto “pasadas”. Así que en tanto en cuanto no cambie el asunto, seguirán trabajando con la pastelería de Laredo que trabajan. No vayamos a pensar que está mala, no. Pero no tiene la finura de la de Torrelavega ni por asomo.


Creo que con lo dicho sabréis cual es cual sin dudarlo. Dos buenos “cortaos” y abonamos los 89 euros de la cena. Un trato familiar, una cocina casera y de una calidad muy alta, con un producto excelente. Creo que es un local de merecida visita y si se vive por la zona de repetir con asiduidad. 

7 comentarios:

  1. Infravaloré el sábado este local cuando comentaste que lo visitabas, pero veo tras leerte que es un local muy atractivo (¡esas patas....! a mi me encantan y ya sólo las como de ciento en viento). No es Laredo zona que visite habitualmente, pero Everets puede ser un aliciente para acercarse por ahí. Un abrazo amigo.

    Josean

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vosotros hicisteis cumbre en un verdadero "ochomil". No son cosas comparables. Lo que sucede es que puede ser que vayas y no tengan patas. Siempre tienen buen producto pero en el asunto vinícola.... imagino que se te quedará corto. Ya no eres un "comedor", eres un "bebedor". Mañana nos vemos.

      Eliminar
  2. Jamás hubiera pensado que con en un restaurante con ese nombre se hubiera comido tan bien.

    ¿"Everest 2"? Joé, qué mal suena, de verdad.

    Por qué parte de la villa marinera por excelencia está?

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues se come bien, te lo puedo asegurar. ¿Conoces La Pérgola? Seguro que sí. Pues justo delante. Creo que tiene este nombre por la urbanización donde se encuentra ubicado que también se llama así. Un abrazote

      Eliminar
    2. Pues es una zona que frecuentaba más bien poco. De El Pesacdor no pasaba. Por paya sí, pero por interior nada oye. Tiraba p'al pueblo.

      Eliminar
  3. Que tute y "vaivén" innecesario se dan las tartas...

    ResponderEliminar
  4. Pues sí. Cosas de la distribución que no terminaré de entender. Una gran pena que no me dejó disfrutar del postre como del resto de la comida. Al menos tengo "mil milhojas" :-) Un saludo

    ResponderEliminar