11 de septiembre de 2016

RESTAURANTE REMENETXE (MUXIKA): De "penco" a sobresaliente.

Todos los años sufro el síndrome “post-verano”. No quiero que termine el buen tiempo, no quiero que los días se acorten, no quiero pasar frío….. Así que septiembre es un mes que me gusta  disfrutarlo de manera un tanto especial. En mi caso eso significa, sobre todo, buena compañía y buena gastronomía.
Hoy la buena compañía la tenía asegurada y no quería fallar en lo del comer. Como es un sitio donde con mala climatología se me complica más el viaje, me decido por visitar a estos “viejos” conocidos.


Diré, por si alguien pasa por este blog por primera vez que el restaurante es precioso. Un caserón del estilo de nuestra tierra. Decorado con motivos rústicos y con estupendas mesas, manteles, vajilla…..
Es mucha la gente que ha pasado por aquí como invitado a alguna boda. El entorno y el resto hacen que sea un sitio elegido por muchos para celebrar aquí ese día tan especial. Hoy también era uno de esos días. Pero el comedor del restaurante está bien aislado de la zona de bodas y ni te enteras del bullicio. El servicio tampoco se resiente.


Destacaría, como ya he comentado en más de una ocasión que el trato es genial. Gente que sabe estar, que sabe agradar, que sabe lo que se hace. 
Hoy nos recibe Iratxe, la hermana de Jon Andoni y como no podía ser de otro modo, también está allí la “jefa”, la amatxu de ambos, una señora como la copa de un pino que irradia clase por los cuatro costados. Que me despisto, vamos a ello...
Nos acomodan en la que ya parece “mi mesa”. Como hago siempre, dejo de lado la carta, tanto de viandas como de vinos y dejo que nos recomienden ellos mismos lo que podemos cenar. Jon Andoni, que hoy tiene trabajo extra, se nos “pierde” pero yo sé perfectamente donde anda. En esa maravillosa bodega que tiene, buscando algún vino “diferente” con el que sorprenderme.



Efectivamente al rato aparece con un par de botellas, por un lado un blanco de unos “añitos” y por el otro con un cava. Sé que Aran va a disfrutar mucho más con las burbujas y a mi, importarme, como que tampoco me importa. Así que a ello.
Un cava que desconocía totalmente. Moltó Negre. Variedades Xarel-lo, Parellada y Trepat.  En la etiqueta una oveja, según la bodega este cava es la “oveja negra” de la familia. Aunque la oveja no sea negra, su “compostura” sí que lo es. Con tan sólo 11,5 % de agrado alcohólico.
Viñedos de cien años de la zona de Villafranca del Penedés. Por cierto, esta próxima semana se realizará la cosecha, después pasará al menos casi un año de crianza en botella.

Me sorprende un tanto su color, un tanto rosado. En cuanto “meto” la nariz la burbuja, muy fina por cierto, me hace cosquillas. Las notas de bollería son inconfundibles pero puedo prometer y prometo que he querido notar un pequeño toque “afresado”.  


Una de las peculiaridades de este cava es que lleva un porcentaje de uva Trepat. La desconocía pero debe ser una de las grandes variedades que se producen en Catalunya, un tanto “olvidada”. Por su escaso color utilizada para vinos y cavas rosados e incluso vinos blancos. Como siempre, Jon Andoni me hace descubrir algo nuevo y como siempre algo que nos acompaña de maravilla en todo momento.

Dos estupendos panes recién horneados, que salen calentitos y crujientes y un aperitivo en forma de crema de espárragos. Fresco, sabroso y apetecible. Mi compi no es demasiado amiga de semejante producto, y eso que tiene ascendencia navarra, pero le encanta la crema. Yo me como lo sólido del plato. Pena de foto… la emoción…..


De entrante, emplatadas individualmente y con una presencia sensacional, nos llegan unas pencas rellenas. 

En la foto se aprecia la transformación que puede sufrir un producto en las manos de un buen profesional. De aquí el título de mi comentario de hoy. Una cosa muy simple convertida en un maravilloso plato. Sabrosísimo. Con una salsa con un toque dulce, creo que era miel. Un plato que está tan rico como aparenta.


Hoy nos decidimos por la lubina. En vez de un pez entero, preferimos que nos saquen un par de raciones. Eso sí, al final, el tamaño es más que decente y Arantza termina “muy llena”. Lo acompañan un trozo de tomate, un par de almejas y unas cojonudas patatas.


“Gracia” me hace la gente que dice que ha comido un pescado muy rico en algunos sitios. En estos platos es donde se puede apreciar realmente la diferencia entre calidades y “calidades”. Comer una lubina en algunos lugares donde la carne que consigues reunir no llega para dos cucharadas soperas…. O comerla en sitios como este, pescado suelto, jugoso, sabroso a más no poder…. ¿Caro? Caro es comer mal y “barato”.


De nuevo me sorprende mi compañera hoy. Resulta que no tenemos sitio para más pero en cuanto escuchamos lo de… ¿vais a querer postre?... La duda se disipa y parece que ese estómago encuentra hueco enseguida.

Quería que hoy no repitiésemos los platos. Al menos dar a conocer más opciones de su cocina, así que aunque tentada a pedir de nuevo la torrija, consigo que se decante por una tarta de manzana. “Ayudada” por una bola de helado y una más que sugerente crema de natillas, nos llega este plato, con buena presencia y mejor “esencia”. Estaba para chuparse uno los dedos. Muy, pero que muy rico.


La correspondiente menta-poleo y mi imperdonable “cortao” y salimos a la pequeña barra situada a la entrada del restaurante donde charlamos un rato con nuestros anfitriones y nos despedimos hasta la próxima.

El precio ha sido de 97 euros sin contar el vino, eskerrik asko por el detalle Jonan. Agradecer así mismo hoy a Iratxe su ayuda con las fotos, alguna es de su móvil. No aburriré más diciendo que me parce un buen precio. Su página web:  www.remenetxe.com

4 comentarios:

  1. Enhorabuena Jon Ander por el buen gusto que tienes y por lo bien que escribes, ... es un relato que hace salivar y que empuja a reservar mesa. Un placer leerte ! Un abrazo, txabalote !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eskerrik asko Javier. Hablamos de ti. Prometo que la próxima te aviso. En esta ocasión también salió la cosa sin pensar. Además mi compi no era precisamente la que más disfruta hablando de vinos... :-)

      Eliminar
  2. Así es, un pescado fresco y de calidad difícilmente puede ser barato.
    El cava no lo conozco pero sí otros de la variedad Trepat y me encantan, así como los tintos de esa misma variedad, aunque esos ya no son de tu cuerda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me han contando en más de un restaurante lo que pagan ellos por esos pescados salvajes.... es imposible luego cobrar poco. Son caros??? Pues... como todo.
      El cava estaba rico. En este local siempre pruebo cosas diferentes, cosas sorprendentes. El tío es genial, un verdadero crak. Un abrazo.

      Eliminar