20 de abril de 2017

RESTAURANTE LOLA (BERANTEVILLA): Una cigala con "mucha miga".

Hace poco recibí la visita de mis amigos madrileños. Cuando venían de camino me llamaron, querían saber dónde podían comer, si se me ocurría algún sitio más o menos a la altura de Miranda. Enseguida recordé la experiencia vivida hace ya dos años en un restaurante alavés en un pequeño pueblo rozando con la provincia de Burgos. Así que como uno es un “envidioso” de campeonato, allí que me acerco con mi amiga Marijo para quitarme el gusanillo.


Nadie diría que dentro de la casa que tenemos delante se encuentre un restaurante del estilo del Lola. Más bien esperaríamos encontrar algún asador de corderos al más puro estilo castellano. Pero no, nos adentramos en un local moderno, muy bien montado. Mesas grandes, casi diríamos que lujosas. Todo bien pensado para el disfrute del comensal.


Al frente del mismo el chef Alberto Molinero, reconocido en el mundo gastronómico, premiado en varias ocasiones por su buen hacer.
El que hace las veces de jefe de sala y sumiller se acerca a explicarnos la filosofía del restaurante y nos deja las cartas para que vayamos estudiando el asunto. 


Prefiero preguntarle sobre sus vinos. No tiene ninguno de los blancos en los que estoy más interesado. Tiene que recibir alguno pero…. Así que después de darle un par de vueltas al tema, decidimos probar un Ribeiro que no estoy seguro de haber probado nunca. El Paraguas atlántico, cosecha 2015.

Variedades Treixadura, Godello y Albariño. Cada variedad se elabora por separado, permaneciendo la Godello 3 meses en barricas de roble francés. Amarillo con ligeros toques verdosos. Quizás podamos sacarle un ligero toque a pera. Buena boca, con cuerpo y un final bien largo y ácido que invita a repetir trago.


Me encantan los panes de este restaurante aunque hoy he tenido “mala” suerte y no disponían de mi pan de borona. No obstante cualquiera de los que te ofrecen merece la pena.
Comenzamos con un aperitivo que nos hemos zampado a la velocidad de la luz. Recuerdo que llevaba sardina y queso tipo yogurt griego. Está riquísimo.


Seguimos con la burrata, con toque de trufa y frutos secos. Al parecer la hacen muy cerca, concretamente en Labastida, creo. Mira que es una textura que me resulta un tanto “difícil”, pero esto está cojonudo. Fresco y liviano. Apropiado para un menú largo como el de hoy.


Pasamos a un plato que nos ha sorprendido por su suavidad y por su sabor. Crema de coliflor con cortezas de cerdo y yema de huevo. Lo dicho, un plato exquisito con una reseñable ligereza . Sabores muy suaves que están ahí, presentes pero sin querer ninguno de ellos el protagonismo. Genial idea.


Degustamos ahora un plato de producto. Un espárrago de calidad con la textura que muchos no esperan encontrar en semejante alimento. “Tieso”, en su punto, más de verdura que de otra cosa. Muy agradable. Acompañado de setas del bosque y de unos guisantes lágrima de los de recordar.


Llegamos a su plato estrella. Cigala, yema de huevo y migas. Al que ya habíamos probado y que no importa repetir. Ni mucho menos. Uno de esos platos que cuando lo pruebas difícilmente podrás olvidar. Bien pensado, quizás los platos que incluyen como uno de sus ingredientes principales una yema de huevo bien hecha, me hayan marcado en más de una ocasión. Desde luego este lo hace, que ni se les ocurra prescindir de él en su carta.


Continuamos con el pescado. Tan “ido” estoy hoy que creo recordar era Dorada pero no puedo asegurarlo. De excelente calidad y de estupendo punto de preparación.


Como plato carnívoro degustamos unas carrilleras de cerdo ibérico hechas al vino. Un plato muy de moda. Están bien realizadas y sabrosas. Quizás después de sus maravillosos y sorprendentes entrantes no te marque. Además ya vas llegando más que satisfecho y precisamente hambre no vas teniendo ya.


Toca ya el turno al asunto dulce. Comenzamos con unas fresas. Estamos en su tiempo pero estas tienen sabor de los de verdad. Riquísimas. Acompañadas de una crema que no he conseguido saber lo que es pero que marida de maravilla con la fruta. Un plato muy conseguido, genial y que invita a seguir.


Terminamos con una pequeña tarta de manzana de las de enmarcar que va muy bien “escoltada” por un helado que parece de “menta” pero de una ligereza sorprendente.



Los postres los acompaño por una copita de un Dulce de Invierno, vendimia tardía. De Javier Sanz.  Tres fases son necesarias para su elaboración: el secado natural, la congelación de la uva y la vendimia tardía. Después pasa ocho meses en barricas de roble francés. El resultado es un vino de color ámbar. Con una nariz golosa que recuerda a una compota de las de mi amatxu, orejones, higos secos…. Recuerdos a miel y naranja…. Está de vicio.

Dos estupendos cafés dan por terminada la comida. Pues lo recomendaría sin dudarlo. Un estupendo menú que bien pudiera serlo de un restaurante con estrella. Un precio más que asequible  al alcance de cualquier bolsillo. El total, vinos incluidos han sido 105 euros. Su menú festival vale 38 euros.

6 comentarios:

  1. Aúpa Gasdi! Casi holláis tierras burgalesas!
    Oye, cada vez te veo mejor en las valoraciones de cata de vinos. Ese treixadura a mí me gusta mucho.
    Abrazotes

    ResponderEliminar
  2. Sin casi que primero nos fuimos a Miranda a tomar un "pote".
    Me gustan esos ribeiros y creo que lo están haciendo estupendamente. Yo de vinos ni en siete vidas aprenderé nada. :-)
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  3. Buena experiencia, buen restaurante, buena comida y buen vino ah y además con una buenísima RCP. Que bien que te lo montas Jon !!! A seguir disfrutando...��
    Un abrazo de un amigo anónimo del otro lado de los Pirineos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú juegas en primera división y yo en tercera pero se hace lo que se puede. :-) Un abrazote

      Eliminar
  4. Sabes más de lo que crees, de vinos digo.
    Desde luego nadie diría que una casa de construcción tradicional en su exterior alberga un restaurante de decoración moderna con una propuesta de cocina más bien contemporánea.
    Abrazos envidioso disfrutón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si sé algo de vinos, lo que yo sí que sé es que cada día disfruto más de ellos. Un restaurante muy a tener en cuenta, la verdad. Aquí "disfrutones" hay muchos. Un abrazo

      Eliminar