2 de julio de 2014

RESTAURANTE ZARATE: REYmelluri.

En mi actual decisión de visitar mis restaurantes preferidos con más frecuencia de la que lo he hecho hasta ahora, le ha tocado el turno hoy al Zarate.


Restaurante con éxito en Bilbao, no se os ocurra venir sin reserva porque las posibilidades que tenéis de encontrar sitio son muy, pero que muy remotas.
Esto quiere decir que aquí las cosas se hacen bien, muy bien.

Nos recibe Roberto García, una persona que sabe mucho de vinos y que además conmigo acierta siempre.

Nunca intenta venderte lo más caro, intenta que salgas contento con la elección. Como ya he probado casi todo, hoy la elección ha sido un vino alavés, un rioja que no había probado nunca, un Remelluri cosecha 2011. Curiosa mezcla de unas cuantas variedades de uva: Garnacha Blanca, Viognier, Sauvignon Blanc, Chardonnay, Roussanne y Marsanno.

Envejecido aproximadamente un año en barricas Allier de roblé francés.

Como bien dice Roberto, vamos a dejarle un poco que aumente su temperatura, nada de cubiteras. Nariz muy, pero que muy interesante. Fruta madura. En boca es tremendo. Tiene mucho cuerpo y muy buena acidez.

Es un vino para saborear, un vino que incluso ha hecho que preste menos atención a parte de la comida. Eso en mi es ya mucho decir. Tengo que probar alguna añada más antigua a ver que me dice. Estupendo vino. Gracias Roberto.

No llevaba yo intenciones hoy de pasarme con la cena, estoy “ganando” centímetros y no de pecho precisamente. Pero una cosas son las intenciones y otra muy distinta son las realidades.
Mientras pensamos un poco, nos sacan un par de aperitivos, una cuchara de pulpo. Bocada exquisito para abrir paladares. Y una crema de txistorra calentita que verano será pero calor……..


Este es uno de los restaurantes donde el hecho de que me cobren el pan me parece normal e incluso barato. Varias variedades de panes de calidad excelente y de los “sanos”. Con cereales. Pan con cuerpo, pan que parece más bizcocho que pan en sí.
Conozco bien los gustos de mi compi y se que unos langostinos a la plancha y más aún si son de calidad, le van a sentar estupendamente. Así que pedimos una ración para compartir. 4 buenas piezas de langostino de Huelva.


Simplemente espectaculares, en ese punto especial de cocinado que remarca aún más su sabor. Se que soy un tanto extremista y al comer langostinos más aún. Me gustan los extremos, cabeza y cola. Asi que el reparto es fácil y curiosamente todos contentos. Eso sí, cuando llegan a retirar el plato, da la sensación de que me he comido yo todos. Cojonudos, sin duda.
Nos comentan que han añadido un nuevo plato a la carta y que quisiera que los probemos. Un arroz meloso con langostinos a baja temperatura. La idea es compartir una ración y nos lo sacan emplatado individualmente. ¿Esto es media ración?. Pues la leche….. cómo será una entera.


No me arrepiento de haberles hecho caso. Rico no, algo más. El punto del arroz perfecto en mi opinión. Algunos dirán que está “duro” pero de eso nada. No suena al masticar. Está riquísimo, con muchísimo sabor. El langostino que lo acompaña, que viene ya pelado, está así mismo exquisito. Buen plato, buena opción en carta. Plato consistente que llena.


Y ahora pasamos a la que es sin duda alguna, la especialidad de este local. Los peces. Tenemos alguna que otra alternativa y nos comenta que de un rey que ha pesado 2,6 kilos, le queda la mitad de la que van a salir dos más que estupendas raciones.
Una pena que no se aprecie en la foto el verdadero tamaño. Tengo que acostumbrarme a colocar algo con lo que poder compararlo.
Nos lo presentan entero para luego pasar a emplatarlo individualmente. Y además colocar en otro plato la cabeza para que degustemos alguna de sus “sorpresas escondidas”.


A mi me toca una ración mucho más generosa, al parecer tengo más saque.
Como siempre, acompañado de unas patatas panaderas que serán “actores secundarios” pero que bien pudieran hacer de actor principal. Mira que me gustan a mi las patatas pero hay algunas que se llevan la palma. Están impresionantes.
El pescado, sin sorpresas puesto que siempre ha sido así, ESPECTACULAR. Jugoso a más no poder. Pura “mantequilla”. Ese jugo del plato invita a la gula, invita al unte, pero yo ya no puedo y más que nada yo ya no debo.
El precio de estos pescados es el que es. ¿Caro? No tengo ni idea pero me repito en una frase copiada de una persona a la que admiro y que pienso utilizar en más de una ocasión: Porque….. ¿Cuánto vale una sensación?.


Le comento que nos saque una ración para dos de alguna cosa que tenga de postre pero que sea total y absolutamente liviano. Menos mal que me hacen caso y nos comemos unas estupendas frambuesas con una pequeña bolita de helado. Están muy ricas y muy suaves.
Para cuando me doy cuenta y sin darme tiempo a decir que no, allí que se nos presentan con esos detalles golosos para acompañar el rico cortao: bizcocho de chocolate, crujiente de galleta y galleta de mantequilla. A cada cual más rico pero si a alguno le tengo que poner el diez, que sea para la galleta.


Y de nuevo, sin previo aviso, un par de copitas de un oporto que ya había probado, un Poças Junior. Tawny. Voy entrando con este también. No todo van a ser PX.

 Eso sí, carísima me ha salido la invitación al Oporto. Control y aunque no por mucho pero….nos hemos pasado de la raya….. por “listo”.

Tras el saludo de Aitor que termina su jornada laboral, nos vamos con caras de satisfacción. Era la primera visita de mi acompañante y le ha encantado. Pues todos contentos.
El precio abonado hoy ha sido de 186 euros. Teniendo en cuenta el precio del vino (46 e) y que todo es de primerísima calidad, me parece una buena relación calidad-precio.


Su página web: www.zaratejatetxea.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario