29 de mayo de 2016

MARISQUERIA MAZARREDO (BILBAO): La almeja y la burbuja... mejor finas.

Con el recuerdo cercano de nuestra anterior visita y con ganas de cenar “suave”, nos acercamos a este local un par de horas antes para reservar mesa. Lo que parecía un “sin problemas” ha sido un acierto puesto que al final casi roza el lleno. Paseo por las cercanías y un cafecito que tenemos tiempo.


Hoy hemos podido comprobar la diferencia entre quienes han estado más pendientes de la televisión y los que hemos pasado olímpicamente.
No termino de entender que en Bilbao nos afecte demasiado si gana o pierde un Madrid o el otro. Yo hubiese preferido que perdiesen los dos. Pero, cosas del fútbol, no puede ser.


Estando con quien estoy el pulpo es “obligatorio”. Creo que es incapaz de verlo en carta y no pedirlo.  Ella es de pimentón dulce y yo soy de picante. Así que lo pedimos “desangelao” y cada uno lo maquilla a su gusto. Está suave,  curiosamente la propietaria recordaba de la anterior visita mi comentario de la textura. Hoy sale menos cocido, un poco más “tieso” .  Menudo detallazo.


Continuamos con unas cojonudas almejas finas. Tamaño considerable. Con un toque de plancha y ajo. Sin pasarse de calor, están en su punto. De estas me comía yo todas. Una pena su precio que las hace poco “populares”.



Hoy para beber me apetecían unas burbujas. No había probado yo el Sumarroca Gran Brut Allier. Y me ha gustado. Fermentado en barricas de roble francés, con crianza de 3 meses y después pasa otra crianza en rima unos 3 años. 

Desconocía yo el concepto de rima pero simplemente es la postura horizontal de las botellas como podéis ver en la foto superior.


Aunque no tiene una nariz demasiado marcada, en boca es más destacable. Fruta fresca destacando la manzana y como no puede ser de otro modo ese toque a bollería de los cavas. Muy cremoso, te llena la boca.

Arantza se pide una merluza rellena de langostinos. Es curioso, ese toque tostado del marisco hace que con los ojos cerrados incluso de la sensación de estar comiendo una especie de hamburguesa muy rica. La salsa es espesa y sabrosa. Ración muy generosa que ha hecho que mi compi haya tenido que tirar la toalla antes de terminar. Pero la cuestión es que ha disfrutado mucho.


Yo hace tiempo  que no las comía, he pedido una kokotxas de merluza al pil-pil. A mi me van bastante más las de bacalao. Soy de sabores salados. Tamaño mediano. Me gusta mucho su textura. El pil-pil no era de los exquisitos. Esta salsa no es fácil y menos aún de hacerse al momento. De todos modos he mojado pan sin conocimiento. Buena señal.


Como me queda un poquito de cava y tengo muy buen recuerdo del queso, me pido media ración. Queso de Zamora. Si lo hubiese pedido al entrar hubiese mejorado bastante al ganar aireación y temperatura. El frío hace que este alimento deje un tanto que desear.


Aran, más sana, se pide su correspondiente menta-poleo y yo mi cortadito.
Pues de nuevo hemos disfrutado con su cocina y de nuevo tengo que destacar su trato, su saber estar, su atención con el cliente.  Esto es un plus importante en cualquier experiencia gastronómica. Foto al vivero con los "presos" en el corredor de la muerte. Es el problema de estar tan rico.


Lo abonado hoy han sido 108 euros. Teniendo en cuenta la calidad tanto de las almejas como del cava, que se llevan más de la mitad, el precio es muy correcto.

Su página web:  www.marisqueriamazarredo.com  

3 comentarios:

  1. Del tiempo de rima dependerán muchas de las características posteriores que presentará el espumoso, por ejemplo el tamaño de la burbuja.

    Creo recordar que para ser un Gran Reserva necesita al menos 30 meses de rima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues algo más que voy aprendiendo. A mis años..... Y no me queda nada.....
      Me gustan cada día más pero el "reflujo gástrico" no opina lo mismo. jajajaja.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Nada que no remedie un protector estomacal previo.

      Otro abrazo para ti.

      Eliminar