30 de abril de 2016

ARRIBELTZ (TABERNA DE ARAKALDO): Mientras pueda... carne "vieja", por favor.

Nueva visita a este novedoso local que al parecer está recogiendo sus frutos. Hay cambio en cocina y con esa curiosidad que nos caracteriza la visita es obligada.
Para ser un viernes y para correr los tiempos que corren buena entrada. La propuesta es atractiva en todos los aspectos y por una cantidad moderada de dinero puedes salir contento.
Además hoy tenía que ir a probar un “vino viejo” que Juan me había dejado allí y que no estaba yo demasiado seguro de lo que se trataba.
Evidentemente no nos hemos entendido demasiado bien. El mundo del vino blanco está sufriendo unos cambios importantes. Hay cosas mucho más que ricas y también hay cosas que gustan a una mayoría y siempre he pensado que las mayorías generalmente…….. no tienen razón.
El vino es cuestión es un Baigorri cosecha 2011. Desde luego que para los que tengáis idea de beber un vino “afrutado” este no es, ni con mucho, el vuestro.


Quizás esté demasiado presente la madera. Quizás no sea un vino para aguantar demasiado. Acidez tiene, no lo vamos a negar. Fruta no, al menos yo no la encuentro. Beber se puede aún. Pero no es algo que me emocione precisamente. Cuando yo hablaba de vinos “viejos”, hablaba de otras cosas.
De nuevo me acompaña “mi jilguerillo”. Amaia tiene hambre hoy. Ya conozco yo ese “tremendo hambre”. Así que vamos despacito que no tenemos prisa.

A ella le gustan cosas “livianas” y dejo que me guíe por la carta. Pedimos unos nachos con dos salsas. A mi no es algo que me enamore pero para picar no deja de ser gracioso. Yo paso de lo verde así que me tiro de cabeza a por la salsa picante. Pues pica. Para este plato viene bien esa acidez del Baigorri, te limpia la boca estupendamente.

Me gusta mucho la opción de medias raciones. Puedes así probar muchas más cosas. Las croquetas nos suponen división de opiniones. Amaia las prefiere más…. ¿pastosas?. Yo las quiero como están. Con el exterior crujiente y líquidas por dentro. Me han gustado mucho. Buen sabor.

Continuamos con una tosta de foie. Una pena que la foto haya salido mal. Agradable bocado que compartimos en una proporción un tanto generosa hacia mi persona.
Me ha encantado la tosta de solomillo de cerdo, cebolla pochada y mermelada de pimiento asado. Tierna la carne y un toque dulce que la hace muy agradable. Un bokata de esto tiene que estar de muerte.

Ya “hemos” cenado y ahora voy a cenar yo. J
Así que tengo que probar esa hamburguesa de guayu. De antemano sé que no es una carne que me apasione. Tierna está. Esto lo puede comer un bebé pero sigo diciendo que el sabor…… no es el que quiero. La carne para mi tiene que saber a carne. Si hay que masticar un poco pues se mastica. Mientras me queden dientes……
No soy amigo tampoco de demasiados acompañamientos y en el plato se quedan los verdes colores. El pepinillo me gusta, me encanta en vinagre pero no como compañía de la carne. Yo sería más partidario de acompañar esta carne con la misma preparación de la tosta de solomillo. Pero afortunadamente mi gusto no es el de todos. Otro día la pediré a mi capricho, de “caprichos” aquí saben mucho. Para eso tuvieron uno. J

Amaia no me ha robado ni una patata. Pero llegada la hora del asunto dulce su estómago resurge y opciones no hay muchas pero un helado de chocolate del que teníamos buen recuerdo de la vez anterior habrá que comer.
Pues hoy no era el mismo. Le he comentado a mi compi que me recordaba a cuando a un vaso de leche le echas poco Cola Cao. Necesitaba más carga Les he preguntado si era el mismo y no lo era. Hablamos de dos calidades distintas. Creo que tendremos suerte de volver a lo mismo.

Dos cafecitos y hoy no debo tomarme un GT, Y mira que los preparan bien pero ya tengo suficiente con el par de copitas de vino.
Por todo ello, teniendo en cuenta que el vino ha sido generosidad de Juan y no he tenido que pagarlo, hemos abonado 33 euros. Creo que poco se puede pedir y suficiente nos han dado. Buena relación calidad.precio.
Tengo que volver a probar ese pulpo, ese revuelto de morcilla, esas habitas salteadas pero necesito otra compañía. Amaia es muy clásica y no se sale del camino.

Hoy debo hacer un merecido homenaje a una persona que nos ha dejado. De pequeño tamaño pero de inmenso corazón. Algunos pierden un compañero, un padre, un amigo…. Nafarroa pierde un hijo.
Va por ti, Javi, imagino que en algún lugar alegrarás a más de uno con alguna “jotika” navarra. Hasta siempre.

2 comentarios:

  1. Una lástima, un día de luces y sombras... ¡No siempre se acierta al pleno!

    Si tu piensas que lo merece, pues también yo alzo mi copa por tu amigo Javi, en mi caso un Negroni que estoy tomando de aperitivo, mientras espero a Ana para comer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José. Se merece ese brindis. Un abrazo.

      Eliminar