14 de febrero de 2016

RESTAURANTE ZIMA´S (BILBAO): ILUSIONES TRUNCADAS.


Nueva visita a estos jovencísimos valientes. Es hoy un día un tanto “especial” y en previsión de problemas les llamo con tiempo para encontrar hueco. Luego resulta que las cosas no son como uno quisiera. Al menos hemos cumplido un poco el expediente y algunas mesas están ocupadas.


Mañana es San Valentín. No he sido yo precisamente de cumplir con las tradiciones, digo yo que el amor se puede celebrar a diario y no cuando nos manden. Pero bueno, siempre encuentran maneras de engañarnos.

Como mi compi de hoy no es una gran “tripera” precisamente, intentaremos no pedir en demasía para evitar “males mayores”.

Primeramente nos obsequian con un aperitivo en forma de copita de crema de remolacha y puerro. Arantza no es mucho de verduras pero me sorprende cuando me dice que está muy rica. Realmente no tiene sabores potentes y no destaca en exceso el puerro con lo que se hace mucho más fácil cara a todos los públicos. Templadita que se agradece.


Para beber y como hoy es día de burbujas, disfrutamos con un cava, concretamente Els Cupatges de Mestres. Cava de crianza con tres variedades de uva: Macabeu, Xarel-lo y Parellada. Se nota mucho la fruta blanca, es bien fresco y tiene un buen equilibrio entre lo dulce y lo ácido. Es un cava que por su precio nos da un disfrute más que notable. La filosofía de la bodega al parecer es hacer las cosas muy naturales. Eso le da un punto más para volver a beberlo.


Comenzamos compartiendo una ensalada César al estilo Zima´s. Variedad de lechugas y como ingrediente principal un pollo empanado también con kikos. Eso le da un toque original. La salsa no “abusa” y eso hace que esta ensalada sea algo más apta para “dietas”. No hemos dejado ni media hoja verde. Y eso que de tamaño va bien sobrada.


Aran se pide una ración de rape. Dos buenos trozos de un buen pescado. Está bien trabajado y con esa textura que tanto le caracteriza. Una salsa muy rica acompaña al pescado. Los comedores “complicados” suelen ser mejores espejos en los que mirarse a la hora de valorar un plato. Los que comemos de todo y somos más “agradecidos”, quizás algunas veces pequemos de poco “fiables”. Así que como mi compi no ha dejado ni una pizca, eso es señal de que estaba bien rico.


Yo en cuanto leo en cualquier carta eso de atún…… es que me pierdo. Así que sin dudarlo ni por un instante me pido una ración de atún rojo sobre salmorejo con alga wakame. Dos trozos con una pinta estupenda de este pescado del que ya nada tengo que decir. Bien sellado por fuera y con un color que denota el buen hacer del cocinero. Rojo intenso pero bien cocinado. Que, no es lo mismo poco hecho que hecho despacio.

El alga, que ya he probado en alguna otra ocasión está cojonuda y aunque suelo ser de preferir comerme el atún sin añadidos, he de reconocer que “casan” bien y no se “molestan”. Al parecer este alga tiene muchas y buenas propiedades y también, curiosamente, está incluída entre las cien plantas invasoras más dañiñas del mundo.



Pasamos a los postres. Arantza se decide por la típica tostada con bola de helado. Está jugosa, está dulce, está rica-rica. Desde luego que si un postre es común a la inmensa mayoría de las cartas de cualquier local, ese es la tostada. Evidentemente eso es señal de que está muy solicitada.

Yo soy más "aventurero". Me recomiendan el Soufflé de chocolate y plátano. Presentado en una tarrina. Al mezclarlo todo me sorprende agradablemente. No es puro chocolate. Es una mezcla de sabores que hacen muy suave su conjunto. No destaca nada en especial y lo hacen suave y siendo dulce, nada empalagoso. Me ha encantado. Lleva mucho trabajo, prepara David algunas raciones y no siempre puedes disfrutarlo. He tenido mucha suerte.


Nos vamos a la zona de la barra. Nos pedimos una infusión para la "sana y saludable" y un cortao para el cafetero incondicional. Charla con los protagonistas. Me dan una mala noticia. No han conseguido impulsar el negocio como sería necesario. Lo entiendo, nos hemos convertido en unos consumidores un tanto  "condescendientes". Nos llama más la atención un local moderno, decimos que se come "bien". Nos dejamos arrastrar por modas y empresas que montan locales en cuatro días y que nos "deleitan" con cocinas muy  poco trabajadas y "teóricamente" baratas. Creo que no pensáis, creo que no echáis cuentas. Nosotros hemos pagado hoy 67 euros. Eso son 33,50 euros por persona.  Cava incluído.
Me da mucha pena que esta pareja tengan que plantearse cerrar. Que tenga que buscar nuevas alternativas. Con la ilusión y el buen hacer que siempre han tenido.... Pero bueno, espero y confío en que tengan toda la suerte que se merecen. Siempre tendré un recuerdo especial de este local. Lo dicho, que la suerte os acompañe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario