7 de febrero de 2016

RESTAURANTE KOKKEN (BILBAO): Siguen a buen GAS en la Plaza del "idem".


Nueva visita a este local de tanto éxito en la capital. Hoy me acompaña mi “aprendiz” con quien cada día disfruto más. Es muy interesante ir con alguien a quien la mayoría de las cosas le resultan novedosas y además con alguien que aprecia tanto lo bueno como lo malo. Es curioso que no deja una miga en los platos. Es buen “crítico” y agradecido además.


Como siempre tengo la buena costumbre de llamar con tiempo y justo les quedaba una mesa. Llenan a diario y eso, aunque no siempre es sinónimo de buen hacer, en este caso sí que se cumple.





El local está ya suficientemente descrito en la red, sin florituras y sin excesivas comodidades. No pretendamos pagar según que precios y luego exigir según que lujos. Duros a cuatro pesetas…….

Nos atiende Fernando y lo primero que hago es preguntarle si tiene algún blanquito con algún año. Después de echar una miradita me aparece con una botella de Allende, concretamente un 2011. Un viura con un diez por ciento de malvasía. Se perfectamente que va a hacer estupenda compañía a cualquier plato que nos ofrezcan. Me hace gracia mi hijo, nada más olerlo me dice: aita, este es de los tuyos. Pues sí, es de los míos.



En este restaurante comienzas con el menú corto y a medida que vas llegando al final salado te comentan si quieres o no continuar. Es una estupenda opción. Además si tienes cualquier problema con alguno de los platos no tienen problema alguno en cambiarlo por otro.


Una cesta de pan para acompañar la cena y comenzamos con el primero de los platos. Tengo que decir que me es total y absolutamente imposible recordar sus nombres completos y menos aún todos sus ingredientes así que voy a utilizar un leguaje más bien de “andar por casa” para describirlos un poco y además con la ayuda de las fotos, espero que podáis haceros una idea adecuada de su composición.



Una especie de “ensaladilla”. O lo más parecido que encuentro. Unas ricas patatas cocidas acompañadas por ingredientes varios. Un plato frío pero muy apetecible. Nos ha encantado y más a mi, amante de las patatas en cualquiera de sus versiones culinarias.


Pasamos a unas estupendas croquetas asentadas en una base de compota de manzana. Mi “pobre” compañero no soporta la compota pero con sumo cuidado aparta las croquetas que le parecen una delicia. La verdad es que están muy ricas y yo, más dado a las mezclas, creo que es un acierto la combinación.


A mi con el siguiente plato ya me ganan. El taco de atún sobre una especie de mayonesa suave. Una salsa que no afecta prácticamente en nada al plato en sí. Calidad excelente del pescado y trato exquisito. Bien sellado por fuera y hecho sin prisas por dentro. Jugoso y muy sabroso. Riquísimo. Creo que sin lugar a dudas  ha sido “mi plato” de la noche.


Nos presentan ahora una especie de “bokata”. De algún país que no recuerdo. En un pan muy esponjoso que apenas tiene sabor alguno, relleno con carne y verduras y “regado” con una salsa picante. Me ha encantado la propuesta. Muy sabroso, muy apetecible. Un plato contundente, de los que servirían, en mayor cantidad para, bien acompañado por una buena cerveza, salir más que satisfecho de una cena informal.


Hasta aquí llega la parte salada del menú corto. Ahora disfrutarías del postre y punto finito. Estoy convencido de que muchos y más siendo cena, saldrían bien satisfechos. Pero vamos, al menos a por el mediano que tenemos todavía vino y además tenemos sitio.

Salmón empanado. Creo que es la primera vez que lo degusto así y la sorpresa ha sido muy agradable. Dos estupenda piezas. La cobertura está genial. Crujiente. Y además, cosa importante, se nota a la perfección el sabor del pescado. Una propuesta novedosa con éxito asegurado.


Y para terminar la parte salada del menú medio nos sacan el que ha sido un plato “raro”. Ya de entrada eso de carrileras con chocolate me ha descolocado un tanto. Una crepe rellena de carrilera y bañada en un chocolate con un sabor un tanto “peculiar”. Desde luego que me ha parecido un plato arriesgado de ganas. Me ha parecido un salto con doble tirabuzón. No lo he entendido y sintiéndolo mucho no he sido capaz de apreciarlo. Me ha hecho estudiar las reacciones de las mesas colindantes y cosa curiosa, he comprobado que a muchos les ha gustado. Pues como para gustos los colores….. Nada que objetar.




Y como ya no tenemos hambre, dejamos aquí que nos ofrezcan su postre que hoy no es otra cosa que una torrija, estamos en carnaval, con una bolita de helado. Ricas ambas cosas. Muy jugosa y dulce. Un postre de éxito asegurado.




Un cafecito en la terraza, que hace “buena noche” y a otra cosa, mariposa.

El total abonado hoy han sido 69 euros. A tener en cuenta que el vino son 27 así que aquí, por unos 20 euros persona sin bebidas, se puede cenar muy bien. Cosas diferentes, para salir satisfecho. Me sigue gustando mucho su propuesta y merece la pena la visita.       Su página web: www.restaurantekokken.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario