3 de noviembre de 2015

RESTAURANTE BACALAO D´ORO (Bilbao): Correcta cocina portuguesa.



Como siempre en cuanto veo algo nuevo en Bilbao hago todos los posibles para no tardar demasiado en hacerles una visita.Además no es fácil catar cocina portuguesa por aquí y tiene uno buenos recuerdos de aquellas tierras. Ofrecen en una de esas páginas un menú más económico pero prefiero ir a mi aire, comer lo que me de la gana, sin ataduras y sin presiones. Aunque hoy, al final, creo que he comido prácticamente lo mismo.

La decoración es típica portuguesa, cosa más que lógica. Local correcto, agradable. Buen tamaño de mesas y suficiente la separación entre ellas.
La parte delantera es también bar y tiene además una terraza. Todo ello en una buena zona, cerca del Ayuntamiento y de la Ría. Música de fado durante toda la cena y los sábados la tienen en vivo. Es un poco triste está música pero a mi me gusta. Mucho sentimiento.

Mientras Arantza echa un vistazo a su carta yo voy buscando algún vino que nos haga disfrutar de la cena. Sigo siendo en ocasiones “demasiado aventurero” . Mira que tengo la posibilidad de preguntar a mis compis pero me gusta “arriesgar” y así me luce el pelo de vez en cuando.


No hay sumiller como es normal en un local de estas características y el camarero no es precisamente un experto en vinos. Así que me decanto por un Alvarinho. Un Casa de Compostela 2013 que resulta ser dulce. No un vino de postre pero sí un vino dulce que no ha sido la mejor opción para la cena. Eso sí está muy rico y muy bebible pero….. De los errores también se aprende.
Al final, mi prima se decide por su menú degustación que a fin de cuentas es prácticamente el mismo que el que ofertan más económico.


Diré que la cena ha sido correcta. No destacaría nada como excelente pero tampoco suspendería ninguno de los platos. Así que pongo sus nombres y las fotos y así daremos un pequeño recorrido por su cocina. Eso sí, destacar que el menú es casi demasiado potente. Vamos, que con hambre precisamente no sales. Fuimos incapaces de terminar con todo.
Comenzamos con un caldo verde. Una sopa tradicional con berza y aceite de oliva. Presentada en cazuela de las de toda la vida.


Pasamos a una tábua de queijos o lo que es lo mismo, una tabla de quesos. Cuatro diferentes. Acompañados de piña y manzana y de una mermelada de frutos rojos.


Nos llega ahora la tábua de enchidos. Embutidos tradicionales portugueses. Concretamente chorizo, morcilla y alheira una especie de “salchicha” que está hecha de carne.


Como plato principal nos sacan tres modos distintos de preparar el bacalao. Unas pataniscas de bacalao. Desmigado frito y envuelto en harina y perejil. Es decir, rebozado.
Bacalao a brás que es prácticamente un revuelto de bacalao.
Y tibomada de bacalhau. Lascas con cebolla y berza salteadas sobre pan.


De postre un pastel de nata que no he sabido el porqué de su nombre. Un hojaldre muy bien conseguido relleno de una especie de crema pastelera. Ha sido lo que más me ha gustado de toda la cena. Eso sí, os tiene que gustar el dulce pues está realmente golosón.

Un cafecito y una infusión dan por terminada una cena que bien sirve para conocer  un poco la cocina portuguesa. Creo que es el único local de Bilbao donde puedes hacerlo. Espero que les vaya bonito, ganas tienen. Están empezando. Creo que volveré a probar alguna de sus propuestas de carta.

Hemos pagado 67,50 euros. El menú degustación es de 30 euros por persona pero nuestro vino era un poquito más caro que el que ofrecen.

Su página web: www.bacalaodoro.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario