19 de febrero de 2015

SAN BLAS. LAUDIO/LLODIO. 2015

Un año más se ha celebrado la feria de San Blas en mi pueblo. De nuevo la climatología no ha permitido disfrutarla como nos hubiese gustado pero estamos a mitad del invierno y este es el tiempo que tiene que hacer. Así los chorizos se curan en condiciones.



Como no puede ser de otro modo, el protagonista principal ha sido Terencio VIII, un enorme cerdo que dará muchas alegrías en forma de alimentos varios. Qué animal más "agradecido"..... (El de la foto es para el año que viene).

Innumerables puestos de productos de caserío, de dulces, de artesanía...... difícil asunto estar a dieta un día como hoy. Qué narices..... un día es un día.
Si algo me vuelve loco a mi es el pan y aquí los hay y de una pinta.......


Tampoco puede faltar el talo, eso que últimamente solo comemos en días como hoy. Recuerdo yo los que me hacía mi amatxu.... tamaño XL. Podemos rellenarlo con muchas cosas pero yo sigo siendo de los de chorizo. Me encanta.


Este año se ha homenajeado a tres de las mujeres que llevan muchos años preparando semejante manjar para nuestro disfrute. Eskerrik asko, majas.


Tampoco puede falta el consiguiente concurso de palos de avellano. Hay verdaderas preciosidades. Desde muy pequeño, mi madre tenía que tener cuidado conmigo, en cuanto veía uno por ahí, me lo quedaba para mi. Aún hoy tengo alguno en casa. Y eso que la vida ya nos da "palos" suficientes.


En el escenario, cada poco, el grupo que ameniza el acto, nuestros Arlotes. Las canciones de siempre y nuevo repertorio. 


Las dos mujeres que año tras año nos demuestran como se preparan las estupendas morcillas de toda la vida. Otro de los manjares que en este pueblo tanta calidad ha conseguido alcanzar. 


Actos como las danzas o el deporte rural son otro de los atractivos de este día.



Otros dos homenajeados han sido dos "jóvenes" que llevan años preparando las apetecibles castañas. Producto que ya se está haciendo un hueco incluso en la alta cocina. Con el día de hoy se hacen más "golosas" aún. Hechas como siempre, al calor de las brasas.


Y donde se me ponen a mi los dientes más largos es, como no, en el concurso de txarripatak. Esto ya es para ponerse las botas. Una cazuela de estas con un pan como el de arriba y una botellita de buen txakoli....... y de postre.... castañas. Apaga y vámonos que no nos hace falta nada más.


Para no coger catarros, lo mejor enmendarse al santo y colgarse uno de los cordones de San Blas...


Pues sin más, una pequeña muestra de lo que ha sido este día. Es necesario seguir con estas costumbres, es necesario mover el pueblo. No podemos hundirnos y si vemos que el sol no sale, si vemos que no calienta, siempre tendremos la opción de cogernos uno para nosotros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario