18 de febrero de 2014

PALACIO DE ANUNCIABAI: Un entorno de lujo.

Cada día se nos hace más complicado cenar es este nuestro pueblo. Y más aún cenar en un restaurante de cierto nivel. Esto se muere y si nadie lo remedia no se como vamos a terminar.
Muchos han decidido no abrir las noches si no es con reserva previa y este es uno de ellos así que a sabiendas de que hoy tenían algo de meneo, allí que nos vamos.


El restaurante es una Antigua casa solariega, término medio entre fortaleza y palacio, renovada completamente en su interior, está situado en un punto estratégico, rodeado de jardines y construido sobre el cauce del río Altube, zona declarada de interés paisajístico.

Además, en el recinto se encuentra la preciosa Ermita de San Miguel que data del siglo XVI y es la más antigua de la zona, donde antiguamente se celebraban las reuniones de la archidiócesis. Hoy, es  un emplazamiento de ensueño donde se ofician bodas y comuniones.


Tiene varios comedores que utilizan dependiendo de la cantidad de comensales. Buenas mesas y bien vestidas, buena vajilla, copas de correcto tamaño y un servicio atento, amable y serio a la vez.
En la cocina está un “Gasti”, eso se nota. J y además está Martina, una mujer que lleva ya muchos, pero que muchos años en esto y que no tiene demasiadas intenciones de “jubilarse”. He coincidido con ellos mientras me echaba un cigarrito y se nota cuando alguien disfruta en los fogones.
Primeramente elegimos vino, le comentamos un poco nuestros gustos y preferencias y optamos al final por un Albariño de Fefiñanes 2012.

Voy a hacer algo que no acostumbro y que hoy me apete hacer, voy a permitirme el lujazo de aprovecharme de alguien que sabe mucho de vinos, alguien que nos va a decir mucho mejor que yo lo que da de si este albariño, un compañero de verema. Espero que no me denuncie por utilizar su cata en “provecho propio”. Aupa Arrutzi, eskerrik asko:

“En nariz se muestra fino y destaca su elegancia, que sobresale del resto. Estoy todo el rato echando de menos el tiempo y la evolución, para poder sacar lo que lleva el vino dentro, pues bien este vino lo hace ahora y mañana, cuando quieras.
Ahora es sutil, hay hierba fresca, finos rasgos cítricos, piel y hueso de melocotón , agua de pera, suave flor, pulpa de pomelo.
Boca fresca, ácida, uva verde y hollejo, suavidad y complejidad. Fruta blanca algo golosa, marcado acento ctrico, tanto de frutas como de hierbas alimonadas, tacto cremoso, ahora suave y jovial.´Equilibrio de amargor y salinidad, sin duda lo tiene todo para aventurarse a un largo futuro, muy prometedor”.

Ofrecen hoy un menú especial  San Valentín pero preferimos elegir alguno de los platos de su carta y como últimamente estoy cada día más convencido de que ellos son lo que realmente saben lo mejor que pueden ofrecerte cada día, nos dejamos guiar por Fede y que decida él lo que darnos.
Antes de acercarnos a cenar hemos tomado un par de txakolis por el pueblo y Gore estaba de antojo de comerse una gilda y al final no lo ha hecho.  Pues veamos ahora el aperitivo que nos han sacado:


Lo que son las cosas, si uno pone fe en lo que quiere igual realmente puede conseguirlo.
Comenzamos con Bombón de  foie fresco con boletus y crujiente de caramelo:
emplatado en medias raciones como el resto de los platos degustados, aunque han sido “medias” raciones un tanto “enteras”. Muy buena cantidad.
El plato está muy sabroso, tanto el foie como las setas, el caramelo le da un toque muy original sin molestar para nada, más bien es un excelente complemento.  Bien empezamos, buena señal.


Continuamos con  Láminas de bacalao, tosta de pan, puré de pimiento morrón y alioli de espárragosde nuevo una ración más que generosa con presencia destacada del bacalao. Para mi gusto lo mejor es mezclarlo todo bien y degustarlo en su conjunto, no por separado. Siempre hay alguna “desobediente” que hará lo que le venga en gana, eso sí. Me ha gustado la propuesta, plato fresco muy fácil de comer. Rico el puré de pimiento  el pan tostado le da un toque agradable al conjunto.


Como tercer plato aparecen las Kokotxas de merluza, lámina templada de patata y pil-pil:
qué decir de un plato donde se mezclan tres de mis gustos favoritos, las kokotxas, las patatas y el pil-pil. De este sí que me hubiese comido yo las dos raciones. La generosidad y sobre todo el “empeño” de mi acompañante consiguen que me coma sus patatas. Es curioso que un alimento tan sencillo llegue a convertirse en un placer semejante.
Me ha gustado mucho el pil-pil, muy bien conseguido y repito como he dicho en muchas ocasiones que no es algo tan sencillo.


Y para terminar con el apartado salado Lomo de atún rojo con salsa agridulce de pimiento:
aburriré yo seguramente cuando hablo de este pescado. Solomillo de mar, me apasiona. Quizás yo lo hubiese preferido un poco menos “sellado” pero el sabor está riquísimo. A la salsa agridulce le falta el “agri”, está dulce pero está cojonuda. Untar pan, puro vicio.


De postre nos ha recomendado la tostada caliente con crema.
En esta ocasión son dos raciones enteras lo que nos sacan, tamaño XL. Es gracioso lo que me pasa con las temperaturas de ciertos postres. Ellos quieren que te los comas en caliente y a mi me encantan más atemperados, pienso que el exceso de temperatura hace perder parte del sabor a algunos platos.


Así que mientras fumo un cigarrito  y Fede le dice a Goretti que se me va a enfriar, ella le dice que no se apure que me va a gustar más si espero.
Por cierto, muy rica la tostada y estupenda la crema que la acompaña.
Sin previso aviso allí nos aparece la camarera con dos botellas:
la tostada hay que acompañarla por algo más a tono con ese dulzor.

Hemos hecho una cata a ciegas con los dos vinos dulces y auque ambos hemos sido capaces de difereciarlos lo curioso ha resultado que la explicación que dábamos era contraria. Para ella más “ácido” el uno y para mi el otro.
Un aire se dan, no es que sean tan distintos. Se nota la “edad”. Me quedo con el Itsasmendi que en mi modesta opinión marida mejor con el postre.
Nos tomamos el cafecito en la mesa con Fede y Mª Carmen, los “jefes”, hablamos de lo “jodido” de la situación, de los cambios de costumbres de la gente. De que a este paso me voy a convertir en una “especie en vías de extinción”, de mi mala leche por ver lo que sucede. El dice que ya son muchos años y que está un tanto cansado de pelear.
Esperemos que algún día esto vuelva a parecerse a lo que fue y que nos demos cuenta de una vez que si no hacemos que la rueda funcione, nos vamos todos al carajo.

Visita al nuevo espacio que han creado en la parte baja del local, un espacio muy agradable que utlizan para los cócteles pero que es muy apropiado para acercarse alli a tomar un cafecito, un buen GT y que encima permite fumarte un buen puro si es menester.
El precio abonado por la cena ha sido de 108 euros, vinos dulces invitación de la casa. Me parece un buen precio, ajustado a lo degustado.

La página web del restaurante: www.palacioanuncibai.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario