11 de enero de 2014

ATEA.BILBAO: "señora" cena D¨tapas.

Situado en el muelle de Uribitarte, habiendo sido un antiguo almacén portuario, se encuentra este moderno restaurante con un estilo más de lo que se va llevando ahora. Comparte gerencia con dos buenos restaurantes de la capital. El Zortziko y el Viejo Zortzi. Al frente de los mismos se encuentra Daniel García del que poco hay que decir. Un buen profesional.


Mesas altas y bajas, con unos techos muy altos. Sabemos que hay que optimizar espacios pero un poquito más grandes las mesas se agradecería.

Mesas sin mantel, servilleta porta-cubiertos de papel.
Las copas de vinos están bien y la vajilla y demás utensilios son de buena calidad.
El problema, sobre todo si vas en pareja es la excesiva proximidad que puedes tener con clientes cercanos.
No obstante a mi me gusta este restaurante.


Tienen además una terraza que en los meses más agradables es un buen sitio para degustar una comida o cena o simplemente un buen cafecito con vistas a la ría.
Su oferta gastronómica es muy variada. Varios menús a elegir y además cambian bastante a menudo con lo que repetir no es problema.
Tienen en concreto 3 menús de tapas, de 15, 20 y 25 euros, a los que hay que añadir el IVA y las bebidas. Estos menús hay que encargarlos y como nosotros somos "ansiosos" del comer y del conocer, nos hemos decantado, como no podía ser de otro modo, por el largo.

Al ser 10 las tapas a degustar, la presentación, de la cual te informan al sentarte, la hacen en cuatro actos.
Lo primero que te traen es el pan, un par de txapatas muy ricas y crujientes y de muy buen tamaño y que afortunadamente no tienen coste añadido.
Así mismo nos acercan la carta de vinos que no es muy amplia pero que dispone de sobradas referencias si no eres muy exigente en ese asunto.

Comenzamos el disfrute:



Croqueta ATEA: rellena de salsa de txipirones. Croqueta de muy buen tamaño de de una textura muy agradable. Sabe a lo que nos ofrecen. Me ha gustado mucho.
Caña de jamón crujiente, compota de tomate: quien pillara uno de estos todas las mañanas al levantarse. Un exquisito jamón rodeando a un pequeño, alargado y crujiente panecillo. Con el toque de la compota de tomate que no molesta en absoluto, simplemente acompaña. Muy, muy rico.
Queso de cabra a la plancha, tomate y crujiente de yuca: aquí el queso es buen producto, sabemos lo que tenemos. El crujiente de yuca como si de una patata frita se tratase, es lo menos destacable del plato y aunque pone tomate, a mi me ha parecido una especie de crema de membrillo. Estaba cojonuda y era el complemento ideal para el queso.


Tataki de atún rojo: acompañado de verduras bien sabrosas y trabajadas. Buen punto del pescado, poco hecho como es menester. Esa especie de salsa que lo decora, aunque le da un toque original al aspecto, al menos en mi humilde opinión no le aporta nada interesante al sabor del plato. Pero repetiremos una y mil veces que son opiniones particulares y gustos individuales.
Taco de merluza rebozada y pimiento rojo asado: frescoooooo el pescado y si no lo es pues a mi me lo parece. Exquisito, muy suave y los pimientos asados le dan un toque de sabor un tanto necesario en la merluza, de por si, un tanto insípida. Muy bien cocinado.
Pulpo asado sobre patata rota y pimentón de la Vera: el pulpo con la textura que cada día me gusta más. Si está así, un poco "tieso", el tiempo que necesitas para degustarlo es mayor y el disfrute se alarga. Muy bien de sabor. La patata a modo de puré estaba de impresión. Es un vicio, es mi vicio,

esto sí que lo comería yo en plato hondo y con cuchara........ Riquísimo.


Carrillera de ternera, puré de boniato: he hablado del punto del pulpo como un logro y en este caso sería lo contrario. Para mi gusto demasiado tiesa, me gusta más hecha, que se deshaga más fácil en boca. No hablamos de un mal plato, no. Está rico de sabor pero no me apasiona su punto.
Solomillo de ibérico con salsa Teriyaki y verduras salteadas: la cebolla que vemos en la foto está deliciosa. Es increible que una persona como yo , que hasta hace bien poco ha sido casi un "enemigo" de meterla siquiera a la boca, disfrute ahora como un txikillo con ella.
La carne rica, esta sí tiene conseguido mucho mejor el punto. Lleva por encima esos "polvos mágicos" que se utilizan para hacer los pintxos morunos y que le dan un ligero toque picante pero sin molestar, todo lo contrario. Plato muy rico.
La verdad es que este menú es consistente. Ya se va notando y mucho la cantidad pero hay que terminar y ahora nos toca la parte más "sencilla", los postres.


Rulo de chocolate y trufa: finísimo. Como "emborrachado". Reconozco que no soy amante de los pasteles de chocolate (del chocolate sí, que conste) pero me ha parecido exquisito.
Sopa de frutas: nos metemos en un postre el cual por el nombre hubiese elegido para tomarlo en primer lugar y así "limpiar la boca" pero en este caso el sabor es potente. Mango, maracuyá.... frutas muy sápidas que lo hacen un postre un tanto "complicado" para paladares no amantes de sabores tan fuertes.
En este punto me hubiese hecho falta uno de mis "dulces" de postre, uno potente pero he tenido mala suerte pues se les había terminado aunque la chica, muy atenta en todo momento lo ha buscado por activa y pasiva.


Para acompañar este menú y como también estamos en ese punto de investigar en vinos blancos y dispuestos a probar todo lo que vaya apareciendo que nos parezca interesante y que no hayamos bebido antes, hemos pedido un Emrich-Schonleber Mineral 2010".

La nariz "respira" fruta por los cuatro costados e incluso hemos querido reconocer un toque tropical.

Con lo de la palabra mineral ya tengo algún pequeño problema, no termino de encontrar esa mineralidad. Como estamos aprendiendo, al principio he pensado que dándole un poco más de tiempo abierto..... pero no.
¿Necesita más botella? No lo sé.
Nos ha gustado el vino pero no nos ha terminado de convencer.
Es un vino que para ser un blanco no es "barato". 29 euros.
Terminamos, bueno, termino con un cortao correcto y una buena sensación de esta cocina que me gusta. Estamos donde estamos, para comodidad, sitio de sobra y otro ambiente, ya tenemos el Zortziko, que esperamos volver a visitar en breve.

La página web de este restaurante:  http://atearestaurante.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario