16 de septiembre de 2013

MUGARRA: El reino de los peces.

Soy persona de "fácil excusa", poco o más bien nada me hace falta para querer darme un homenaje y tenía "mono de Mugarra". Con eso de que las cosas les van tan bien y han decidido cerrar desde el sábado al mediodía hasta el lunes pues no nos queda más opción que el viernes noche. Así que hemos reservado por si las moscas y allá que nos hemos acercado.


7 mesas ocupadas en un restaurante que pocas màs tiene y eso que las noches se están "complicando".

Como ya somos casi "amigos", a mi me gustaría pensar que el casi sobra, pues nos ponemos en sus manos. La foto que hemos visto en facebook de un rodaballo nos ha puesto los dientes largos (siete kilos ha pesado el pescadito que seguramente tendría un abuelo tiburón).

Como me ha dicho Sergio que se lo van a comer entre Oscar y él hemos decidido dejárselo. :-)
Dos panes de txapata muy ricos y crujientes.
Como aperitivo nos sacan unas Tostas de pan con jamón pues rico el jamón, muy rico.
Seguimos con unos Pimientos verdes carne pura, sin una pelleja, riquísimos de sabor, el punto de sal inmejorable, calidad, pura calidad y puro producto.


Si algo hacen bien en este restaurante es marinar. Así que sin pensarlo dos veces, más bien ni siquiera una, a ello que nos vamos.
Salmón, anguila, antxoas y atún marinados tengo la suerte infinita de que a mi chica el salmón la tiene enamorada con lo cual el "trueque" es sencillo, para ti el salmón, para mi el atún.


Por intensidad comenzamos con el salmón, continuamos con la anguila, novedad pero novedad muy agradable. Las antxoas (voy a poner bocartes para que alguno se quede tranquilo), exquisitas, con un aceite puro, de sabor intenso a más no poder. Y el toque final el del atún, para mi es el guijuelo, el idiazabal del mar. Simple y llanamente impresionante. No sé de otro sitio que tenga mejores marinados que este restaurante.
Hace tiempo ya que tenía ganas de comerme un Besugo en su propio jugo con patata panadera y cebolla potxada no tiene trucos, es producto, pescado de una calidad diez, preparado en su jugo, que untas y untas y vuelves a untar. Sin palabras, una maravilla.


Hambre no hay mucha pero tenemos que probar ese Tiramisú. creo que la foto lo dice casi todo. Creo, sin duda alguna que es el mejor tiramisú que he comido jamás. Se deshace en boca, con unas pepitas de chocolate crujientes. Para nada empalagoso, nos daba una tremenda pena verle desaparecer.


Como tratan el vino de manera especial, siempre procuramos probar algo diferente, hoy nos han ofrecido un Rioja Organza 2009 el empezar ha sido..... un poco demasiado distinto para mi pero en cuanto se ha aireado y en cuanto le he cogido el gusto se ha dejado beber estupendamente. Distinto a lo que yo estoy acostumbrado pero me ha gustado. Un vino, con cuerpo, con acidez muy marcada y un postgusto prolongado. Al parecer es mezcla de tres uvas diferentes. Buen servicio, estupendo. Buenas copas.
El servicio es genial, tanto Fran como Vero son unos profesionales como la copa de un pino y el "motero", aunque un tanto "serio" nos demuestra que es un cocinero de los de quitarse el sombrero.
Un cortao como siempre de los de gustar, sin espumas tontas, sin leche de sobra y con sabor a café.

Y para remate un Ximénes Spinola que decir algo sobre él sería ni más ni menos que redundar en algo que está más que definido. Simple y llanamente co-jonudo.

Pues señores, hoy voy a ser claro, mejorar se podrá, alguien sacará pegas, no lo dudo pero nosotros no hemos podido aunque tampoco hemos querido. Gracias de todo corazón porque más de tres horas se nos han hecho demasiado cortas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario