29 de septiembre de 2013

ABIAGA: Estupenda cocina en un estupendo entorno.

En Amurrio, a media hora de Bilbao y poco más de Gasteiz, se encuentra este restaurante regentado por tres valientes que se han animado a luchar por algo que les gusta y desde luego por algo que saben hacer muy bien: cocinar y a la vez satisfacer a sus clientes.


Además del menú diario, trabajan con la carta y con un menú degustación por 25 euros que encima cambian bastante a menudo dependiendo de los productos y temporadas.
El restaurante es un antiguo caserío reformado que dispone de carpa exterior y cuyo comedor principal tiene un marco muy agradable.
Estupendas mesas muy bien vestidas y con una separación más que correcta entre ellas, buena vajilla, buena cristalería y un servicio amable pero sin confianzas excesivas.

Hay que cuidar lo cercano y cuando encima sabes que el "triunfo" es seguro, ya ni te cuento.
Ultimos de mes y cena pero afortunadamente tienen gente a cenar, de lo cual nos alegramos.
Iba yo hoy con ganas de probar su carta pero en cuanto nos han comentado que el menú merecía la pena pues a ello nos hemos puesto.

Snack, repetimos esas barritas crujientes y esa especie de tosta fina lo comeré cien veces y las cien seré incapaz de decir lo que es pero me encanta.

Tosta de pan con jamón y tomate no hace falta describirlo, sin más, buen pan y buen jamón. Rico.


Ensalada templada de pulpo y patata acompañada de canónigos y tomatitos. El pulpo rico, tieso a mi gusto y sabroso. Las patatas geniales, a tal punto que alguna que yo me sé, que siempre me las pasa, hoy ni se ha acordado de mi. Tenían que estar más que ricas.


Llegado este punto ya nos traen un par de panes a cual más rico, uno más casero con cereales, el otro más tipo bollo que invita a untar.
 


Media ración de ventresca con salsa de pimientos y confitura de cebolla. Allá cada cual cómo se come las cosas. A mi me suele gustar degustar cada cosa por su lado aunque después cate el conjunto. La confitura de cebolla para quitarse el gorro, la salsa de pimientos para quitarse la txapela y la ventresca y aunque me repita, para quitarse todo lo demás. Punto perfecto, producto cien por cien. Un plato de los de recordar. Maravilloso.
Media ración de magret de pato con moras y salsa de oporto. Ese punto justito de la carne que la hace más jugosa a pesar de que este tipo de carnes es tiesa de por sí. El acompañamiento muy acertado.
Me encanta que se acuerden de uno y ya no te digo nada que recuerden mis gustos. Siempre he dicho que el pato así trabajado no es precisamente mi pasión y me dan la posibilidad de cambiarlo por Presa ibérica con el mismo acompañamiento pues venga, sin discusiones. ¿Resultado? Mi chica me hace cerrar los ojos y me prepara una "cata a ciegas" y meto la pata hasta el zancarrón. Y confundo ambos platos; aquí lo de chulear...... se va a acabar.
 


Brownie de chocolate blanco con arándanos y helado de yogurt. Creo que en este restaurante cocinan de maravilla pero quizás los postres tengan hasta un algo especial. Rico, mucho. Todo ello bien realizado y el conjunto goloso, "guloso", "lujurioso". Los platos han ido casi para guardar sin pasar por el lavavajillas.
 

 

Su carta de vinos no es muy amplia pero no tienen malos vinos, todo lo contrario.
Nos recomiendan un Guitian Godello 2011. Además, al salir muy frío nos aconseja no meterlo en cubitera. Un acierto, ha aguantado perfectamente toda la velada y ha ido ganando en intensidad a medida que ganaba temperatura.
Nariz intensa, a fruta, quizás manzana por encima de todo lo demás.
Estupenda acidez y en mi modesta opinión largo postgusto.
Me ha gustado mucho y nos ha aguantado toda la cena.
Han colocado unos sofás de creación propia en el pequeño hall de la entrada e invitan a sentarse allí a tomar el café, en mi caso como viene siendo habitual un cortao muy bien preparado, fumar un purito y beber una copita de Casta Diva. Vino dulce alicantino con un toque de miel que recuerda tal vez a los "orejones" y con un equilibrio destacable entre el dulzor marcado y una ligera acidez. Muy buen vino de postre. 
Pues me reitero, estupenda cocina, trato genial, cercano pero formal y serio a la vez. Entorno precioso y una buena relación calidad precio. Espero que el futuro sea aún más prometedor.
 
El total abonado ha sido de 79 euros para dos comensales.
web del restaurante: www.abiagajatetxea.com


 
 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario